SHA Wellness Clinic

Sha Magazine

Un lugar para todo lo relacionado con la salud, el bienestar y la nutrición saludable

Receta de Latte de Cúrcuma

Si todavía no sabes qué son los lattes de cúrcuma, o también conocidos como Turmeric Latte, ¡ya es hora de que los descubras! Esta bebida caliente está llena de propiedades anti-inflamatorias y fortalece el sistema inmune. ¡La bebida perfecta para esta época del año! El jengibre y la cúrcuma son los dos ingredientes estrella. Provenientes de Asia, estas dos raíces de aspecto similar son muy beneficiosas para la salud y combinándolas, ¡son la bomba!

Por un lado, el jengibre ayuda a calmar los problemas gastrointestinales, alivia las náuseas, es un anti-inflamatorio potente y fortalece el sistema inmune. Los beneficios del jengibre y la cúrcuma son muy similares, ya que comparten muchas de las mismas propiedades.

La cúrcuma es una de las plantas acerca de la cual más estudios científicos han demostrado sus propiedades medicinales y curativas.

La cúrcuma se absorbe mejor en el organismo cuando se combina con una grasa saludable, ya que sus nutrientes requieren una grasa para ser absorbidos. Si le añades un poco de pimienta negra, la biodisponibilidad aumenta, haciéndola aún más potente.

Esta receta deliciosa, dulce y relajante hace que sea la bebida perfecta para tomar antes de irse a dormir. También puedes tomarla a cualquier hora del día o cuando sientas que tus defensas están bajas.

Disfruta de este delicioso latte de cúrcuma en esta época del año para fortalecer el sistema inmune y nutrir el cuerpo desde dentro hacia fuera.

 

Latte de Cúrcuma

Ingredientes:

  • 1 vaso de leche vegetal (leche de almendra, avena, avellanas, soja o de coco)
  • 1 cucharada pequeña de cúrcuma fresca cortada en láminas finas (también puedes usar cúrcuma en polvo si no tienes cúrcuma fresca)
  • 1 cucharada pequeña de jengibre fresco cortado en láminas finas
  • 1 cucharada pequeña de canela
  • Una pizca de pimienta negra
  • 1/3 cucharada pequeña de aceite de coco
  • 1 cucharada pequeña de melaza de arroz (o sirope de agave/miel)

 

Preparación

  • Lava y corta la cúrcuma y el jengibre en láminas finas.
  • Vierte la leche en una cazuela con el jengibre y cúrcuma y caliéntalo a fuego bajo-medio.
  • Remuévelo de vez en cuando y cuando llegue a hervir, baja el fuego y añade la canela, la pimienta negra, el aceite de coco y si has usado cúrcuma fresca, puedes añadirle una cucharada pequeña de cúrcuma en polvo para potenciar el color y sabor.
  • Sirve el líquido en una taza con un colador para separar los trozos de jengibre y cúrcuma.
  • Añade el endulzante y mézclalo bien.

Consejo: si tienes algún aparato para espumar la leche, puedes usarla para darle más cremosidad.

 

¡Cuando lo pruebes, vas a querer tomártelo todas las noches!

57