SHA Wellness Clinic

Sha Magazine

Un lugar para todo lo relacionado con la salud, el bienestar y la nutrición saludable

Deportes al aire libre

En esta época del año en la que los días son más largos, las temperaturas acompañan y solemos tener más tiempo libre, es un buen momento para hacer deporte al aire libre, ya que además de ayudarnos a ponernos en forma, facilita nuestra desconexión cerebral y nos ayuda a alejarnos de nuestra habitual rutina y aumentar nuestra sensación de descanso y bienestar. Los beneficios del deporte al aire libre son muchos: respiramos aire puro, estamos más en contacto con la naturaleza y con el medio que nos rodea, entre otros.

Caminar, nadar, hacer ejercicios en el agua, patinar, practicar actividades como el yoga, el pilates o el tai chi, jugar a voley, practicar golf, jugar al tenis o pádel… son muchas las posibilidades que ofrece el verano para practicar deportes al aire libre. Sin embargo, tal y como recomienda nuestro entrenador personal Luis Ganso en este artículo del diario La Vanguardia, debemos procurar empezar con deportes a los que podamos dar continuidad durante el resto del año como, por ejemplo, caminar una hora diaria o nadar unos cuantos largos al día. Son actividades que en verano podemos hacer al aire libre pero que en invierno podemos trasladar a sitios cerrados para mantenernos en forma.

Sin embargo, hacer deporte al aire libre requiere algunas precauciones fundamentales, especialmente durante las horas más calurosas del día, cuando puede llegar a ser especialmente peligroso. Nuestras recomendaciones para practicar deporte al aire libre son:

Controlar la temperatura y la humedad del ambiente. Debemos evitar hacer ejercicio con temperaturas superiores a 30ºC y con humedad superior al 80%. Evitar especialmente las horas centrales del día para hacer deporte y salir preferentemente a primera hora de la mañana y a última hora de la tarde.

Usar protección solar. Tanto si estamos en la playa o en la montaña como si nos quedamos en la ciudad, es fundamental protegernos convenientemente del sol y repetir la aplicación tantas veces como sea necesario, especialmente en las zonas más sensibles.

Hidratarnos mucho y de forma contínua. Siempre es importante beber agua cuando hacemos deporte pero en verano lo es más aún, incluso en los deportes acuáticos es conveniente tener una botella de agua a mano.

Usar la ropa adecuada: utilizar ropa holgada y fresca, de materiales naturales como el algodón, y a ser posible de colores claros que absorben menos el calor. Además, si el deporte lo permite, se recomienda utilizar gorra y gafas de sol homologadas.

Enlaces relacionados:

0