SHA Wellness Clinic

Sha Magazine

Un lugar para todo lo relacionado con la salud, el bienestar y la nutrición saludable

Cómo detectar los problemas de memoria

Cuando se trata de enfermedades neurológicas, la demencia es un término general que se utiliza para describir una serie de condiciones caracterizadas esencialmente por la pérdida de memoria, alteraciones del pensamiento y la capacidad de resolución de problemas. Estas alteraciones suelen ser la cara visible de la degeneración de nuestro sistema nervioso, de nuestro cerebro.

Normalmente, las demencias son progresivas. Hay muchos tipos de demencia, el Alzheimer siendo el más común, que se asocia con alteraciones en el tejido cerebral. Sin embargo, hay otros tipos de demencias asociadas a alteraciones del riego sanguíneo, asociadas a la formación irregular de proteínas malignas u a otras patologías. Pero no todas las personas que se quejan de la pérdida de memoria u otros cambios cognitivos tienen una demencia. Cuando estas alteraciones no son suficientemente graves como para diagnosticar una demencia, podemos estar ante una situación de deterioro cognitivo leve. De hecho, no siempre un paciente con deterioro cognitivo leve desarrolla una demencia. Es decir, una alteración en nuestras habilidades cognitivas no siempre conduce a una demencia y puede mejorar, incluso volviendo a la normalidad. Por eso es muy importante una correcta y exhaustiva evaluación clínica.

El primer paso es evaluar los síntomas con un historial médico completo, un examen físico y una evaluación de la memoria y de las capacidades cognitivas. Nuestra prioridad es descartar otras causas que cursan con síntomas parecidos a las demencias. Esto se hace mediante entrevistas clínicas, pruebas de laboratorio y, en algunos casos, escáneres cerebrales. Algunas condiciones que pueden producir síntomas parecidos a la demencia son problemas neurológicos tales como derrames cerebrales, tumores, etc. También las alteraciones del estado de ánimo como la depresión pueden confundirse con una demencia. Debemos asegurarnos también que el hígado, los riñones, las tiroides y el sistema hormonal funcionan normalmente. También es bastante común confundir las deficiencias nutricionales con una demencia ya que bajos niveles en algunas vitaminas pueden alterar nuestro cerebro.

Para cada una de estas situaciones, el pronóstico y el tratamiento es diferente. Por ello, es importante identificar bien el estado de salud de cada paciente.

 

En SHA Wellness Clinic disponemos de una unidad de Desarrollo Cognitivo y Estimulación Cerebral que reúne los conocimientos científicos actuales más reconocidos con las tecnologías más novedosas para realizar la mejor evaluación del estado mental de cada paciente.

Artículos relacionados:

 

4