¿Cómo es el desayuno perfecto?

Por SHA Wellness Clinic
|
03 de junio de 2020
Nutrición saludable

¿Qué debe tener un desayuno perfecto? SHA Wellness Clinic te da las claves: debe ser saludable, contener un buen aporte energético para afrontar la jornada que se presenta por delante y propiciar una mente despejada para asumir los nuevos retos y exigencias del día.

Para tal fin, la Dra. María Romeralo, experta nutricionista de SHA Wellness Clinic, propone el siguiente modelo de desayuno perfecto:

  1. Empezar con una rica sopa de miso.
  2. Continuar con un porridge de arroz o avena (hidratos de carbono complejos).
  3. Acompañar de un té kukicha.
  4. Y para quien desee un extra de proteínas, tomar humus o barritas energéticas de pipas de girasol o calabaza, almendras o nueces.

¿Qué beneficios tiene desayunar bien para nuestro organismo?

Para muchos, el desayuno es la comida vital del día. “Empezar la jornada con un buen aporte de nutrientes es básico para tener energía toda la mañana y no estar picoteando”, explica la Dra. María Romeralo.

La sopa de miso es un plato estelar en la cocina tradicional oriental. Nos va a aportar una gran cantidad de proteínas, vitaminas, minerales y enzimas para el nuevo día. Y puedes hacerla todavía más rica añadiendo algas wakame, cebolla, tofu, zanahoria o calabaza. Ah, y además permite mantener una piel joven y contribuye a reducir las arrugas.

Es una maravillosa forma de depurar el organismo a la vez que aportamos nutrientes de calidad. El miso es un alimento fermentado y, por tanto, fuente de probióticos que nos ayudan a fortalecer nuestro sistema inmunológico, fundamental en estos días”, explica la especialista de SHA Wellness Clinic.

¿Y por qué incluir el porridge de arroz o avena? La Dra. María Romeralo responde: “Nos va a dar energía y claridad mental porque regula nuestros niveles de glucosa en sangre”.

Este es un aspecto fundamental para la salud. El nivel alto de azúcar en la sangre se da cuando tu organismo no puede transportar eficazmente el azúcar de la sangre hacia las células. Es muy importante vigilarlo y controlarlo porque si no se hace puede acabar desembocando en una diabetes.

Las últimas estadísticas advierten que en las sociedades occidentales podría haber un 50 por ciento de la población con diabetes o prediabetes. Y muchos de ellos, sin diagnosticar.

Y qué decir sobre el té kukicha… Baste un dato: contiene hasta 13 veces más calcio que un vaso de leche. Y no tienes por qué limitarlo al desayuno. Como tiene menos de un 1 por ciento de cafeína, lo podrás tomar en cualquier momento sin que afecte negativamente a tu descanso.

¿Qué efectos tiene en el organismo no desayunar o desayunar alimentos no recomendables?

Ya hemos advertido que el desayuno es una comida fundamental del día. No solo porque te debe dar energía para afrontar la jornada con garantías, sino porque te debe producir una valiosa sensación de saciedad y plenitud.

Uno de los síntomas más frecuentes de un mal desayuno es la hipoglucemia. “Si empiezo el día desayunando un café con azúcar y una pieza de bollería industrial, al instante me sentiré bien, lleno de energía y con ganas de hacer cosas, pero al rato mi energía bajara y mi organismo pedirá más dulce. Por eso es tan importante evitar azúcares simples (azúcar refinada, edulcorantes artificiales, miel) en el desayuno”, subraya la Dra. María Romeralo.

Algunos efectos de una hipoglucemia que se pueden manifestar durante la jornada son ritmo cardíaco irregular, fatiga, palidez, ansiedad, sudoración, hambre o irritabilidad.

¿Es recomendable comer dulce en el desayuno?

El dulce del desayuno lo deben aportar los cereales integrales. Y, como mucho, si queremos endulzar que sea con melaza de arroz. Y siempre hay que evitar los cereales refinados y azúcares simples que dan lugar a hipoglucemias”, concreta la especialista de SHA Wellness Clinic.

Es fundamental no acostumbrar al cuerpo a una glucosa que no necesita. Y recuerda: el azúcar es adictivo. Una vez que entras en la espiral, no te lo puedes quitar de la cabeza.

Presta atención a toda la “ceremonia” del desayuno. Disfrútalo y toma tu tiempo. Eso incluye masticar bien. O aprender a hacerlo, si no sabes.

Esto nos hará comer la cantidad necesaria y evitar los excesos además de favorecer el proceso digestivo, pues la saliva está llena de enzimas digestivas”, recuerda la Dra. María Romeralo.

Masticar bien no es una cuestión valorativa. Un estudio japonés de la Universidad de Osaka, publicado por el British Medical Journal, confirmó que las personas que comen rápido y mastican poco tienen el triple de probabilidades de sufrir obesidad.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend