en que consiste la nutrigenómica

¿Qué es la Nutrigenómica?

Por SHA Wellness Clinic
|
16 de marzo de 2016
Salud y belleza

Todos queremos vivir más y mejor y en esto nos puede ayudar precisamente la nutrigenómica. Esta disciplina es relativamente nueva, ya que nació a principios de los años 2000, como consecuencia del descubrimiento de la secuencia del genoma humano. Básicamente, el ser humano está constituido por alrededor de 23.000 genes que interactúan con el medio ambiente. A grandes rasgos, la genómica nutricional consiste en estudiar cómo el genoma modula la dieta y está compuesta por dos subcategorías complementarias: la nutrigenética y la nutrigenómica.

 

Diferencia entre nutrigenética y nutrigenómica

La nutrigenética estudia el efecto de las variaciones de los genes en la interacción entre dieta y enfermedad. Para que lo entendamos mejor, sería como nuestra predisposición genética a ciertas enfermedades, las cuales, según nuestra dieta, podríamos modular activando o inhibiendo la probabilidad de desarrollarlas.

En cambio la nutrigenómica se centra en los efectos que los nutrientes tienen sobre los genes, las proteínas y también los metabolitos. Qué efecto tendría nuestra dieta cotidiana sobre nuestro ADN y expresión de los genes así como sobre el metabolismo.

En los paneles de genes estudiados, son muy importantes los genes relacionados con el metabolismo de azúcares y grasas. La pregunta podría ser, ¿puedo yo comer este tipo de grasas o azúcares a diario? ¿Tengo los genes preparados para recibir dicha carga de alimentos que requieren un metabolismo complejo? O la otra pregunta frecuente,  ¿para qué tipo de alimentos está preparado mi organismo? Específicamente,  ¿qué alimentos son para mí un factor que contribuya a longevidad celular? ¿Qué alimentos me ayudarían a vivir más y mejor específicamente en mi caso? ¿Qué alimentos son para mí más perjudiciales que para los demás?

Muchos alimentos contienen nutrientes que en realidad no se necesitan o significan un daño para el organismo.

Concretamente, algunos de nuestros genes nos predisponen a enfermedades como la obesidad, el colesterol, cardiopatías, trombosis, Diabetes Mellitus, etc. Gracias a la nutrigenómica se estudian, analizan e identifican a los genes implicados en regular dicha predisposición y en consecuencia poder actuar sobre los que dan problemas.

nutrigenomica

En SHA, a través de estos estudios, buscamos brindar recomendaciones dietéticas y suplementos que a largo plazo logren reducir el riesgo a dichas patologías crónicas tan frecuentes en la sociedad actual.
Por ejemplo: aunque tengas “genes de obesidad”, hay muchas probabilidades de que no llegues a ser necesariamente obeso/a. Es cierto que tendrás una predisposición a padecer esta enfermedad, pero tal vez no se desarrollará si actuamos sobre ciertos puntos específicos e importantes relacionados con nuestros hábitos y estilo de vida diario.

Esto implica que nuestra dieta (cantidad, calidad de los alimentos), cantidad de ejercicio físico semanal, horas de sueño, estrés, grado de contaminación en el lugar donde vives y hábitos tóxicos son los grandes reguladores de nuestra expresión génica.

 

Se puede influir significativamente para reducir la probabilidad de desarrollar cierta predisposición genética.

 

La medicina del futuro

Es por eso que la nutrigenómica está considerada como el futuro de la medicina. Con las nuevas tecnologías podremos saber con certeza cuáles de nuestros genes marcan una tendencia a ciertas enfermedades. Una vez el diagnóstico esté elaborado, se podrá decidir cómo actuar en nuestra vida cotidiana, regulando hábitos y aumentado el consumo de los alimentos que para nuestros genes serían un beneficio; y como consecuencia lograr evitar dicha enfermedad, por ejemplo adoptando una alimentación específica.

La medicina del futuro será una medicina altamente personalizada, ya que cada persona podrá seguir una dieta adecuada a las características de su genoma desde su nacimiento o incluso antes de nacer, a través de los alimentos que ingiere la madre.

 

Apostar por la prevención

A pesar de que con la nutrigenómica la información sobre nuestra salud se amplía, es importante subrayar que la clave sigue siendo la prevención. Hay que sensibilizar a los individuos desde su infancia de la importancia de tener estilos de vida sanos: dormir lo suficiente, evitar el estrés y mantener una alimentación saludable (en este caso la correcta y adecuada a nuestros genes en particular) que nos permita modular nuestros genes para evitar desarrollar ciertos trastornos frecuentes como obesidad, colesterol y muchas otras enfermedades.

En SHA te proponemos toda una serie de test genéticos para detectar una posible predisposición genética, saber qué alimentos deberías evitar y cuáles incluir a diario  para lograr una dieta personalizada a tus genes.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend