Vitamina D, clave para tu sistema inmune y huesos

Por SHA Wellness Clinic
|
14 de noviembre de 2020
Salud y belleza

La vitamina D se ha revelado en estos días como una necesidad vital: no solo protege nuestros huesos, sino que contribuye decisivamente a adquirir un sistema inmune fuerte y activo.

Dentro de nuestro organismo, la vitamina D se transforma en una verdadera hormona con funciones muy variadas. Uno de sus principales beneficios es mantener los niveles de calcio (y secundariamente el fósforo y el magnesio) y plasma en valores óptimos para desempeñar su papel fundamental en la mineralización del sistema óseo en todas las etapas de la vida.

“Otros beneficios son, además, la correcta regulación de la actividad neuromuscular, la transducción de señales químicas entre los diversos órganos y, de forma muy importante, la modulación del sistema de defensa natural frente a las infecciones”, señala el Dr. Vicente Mera, responsable del área de Medicina Interna de SHA Wellness Clinic.

Crucial para activar las defensas en el organismo

Un reciente estudio de la Universidad de Copenhague, y publicado en Nature Inmunology, confirmó que la vitamina D es absolutamente imprescindible para activar el sistema inmunitario de forma que éste sea efectivo a la hora de proponer defensas sólidas frente a las amenazas externas. Sin la vitamina D, las llamadas células T (que son las encargadas de erradicar los virus y bacterias) no reaccionan ante una infección grave.

Las células T son un tipo de glóbulos blancos que logran detectar y suprimir grupos de bacterias y virus que se cuelan en nuestro organismo. Cuando se exponen a un patógeno que viene de fuera, emiten una especie de receptor que busca la vitamina D para poder actuar. Si no la encuentran, las células T ni siquiera llegarán a movilizarse.

Según los hallazgos del estudio, unos valores estables de vitamina D en nuestro organismo reducirían considerablemente el riesgo de contraer infecciones, enfermedades autoinmunes, ciertos tipos de cáncer y osteoporosis.

 

¿Cómo conseguimos un aporte suficiente de vitamina D?

La obtención de la Vitamina D depende de varios factores de importancia variable según cada persona y muchas veces aparecen conectados entre sí.

“Principalmente son el aporte digestivo, una exposición a la luz solar, activación hepática y especialmente la renal. Las interacciones entre los distintos niveles son múltiples, así como la eficiencia del receptor de la vitamina en los distintos órganos diana, que puede ser la causa de que, aun con concentraciones plasmáticas adecuadas, se presenten síntomas y signos deficitarios”, detalla el Dr. Vicente Mera.

Es fundamental incluir alimentos ricos en vitamina D dentro de nuestra dieta. “En la dieta SHA recomendamos especialmente los alimentos de origen vegetal, ya que no tienen los inconvenientes que poseen los productos animales sobre el peso corporal y el metabolismo del colesterol”, concreta el especialista de SHA Wellness Clinic.

Otra forma de obtener vitamina D es a través de la exposición solar, aunque es algo a manejar con cautela por los efectos nocivos que poseen los rayos ultravioletas.

Y, por supuesto, no hay que olvidar la suplementación, especialmente útil para llegar a lugares en los que la propia alimentación no alcanza por los motivos que fueran.

 

De la piel a las carencias dietéticas: ¿cuándo pueden aparecer déficits de vitamina D?

Hay varios factores que pueden ocasionar una carencia de vitamina D. Según señala el Dr. Vicente Mera, uno de los más habituales es “no aportar suficiente cantidad de alimentos que contienen vitamina D, por ejemplo en dietas vegetarianas estrictas o bajo consumo de pescado de alta mar”.

Otros motivos pueden ser pasar poco tiempo al aire libre, vivir en climas con baja exposición solar o la utilización de protectores solares. También la incapacidad del organismo para producir y utilizar la vitamina D debido a alguna patología, siendo la más frecuente la enfermedad celíaca, muchas veces no detectada o infradiagnosticada.

No obstante, y como apunta el Dr. Vicente Mera, “la carencia dietética de calcio y fósforo es poco frecuente en los países desarrollados porque estos minerales se encuentran en la leche y en los vegetales de hoja verde”.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend