Tres terapias orientales para alcanzar un estado óptimo de bienestar

Por SHA Wellness Clinic
|
14 de octubre de 2021
Terapias naturales
Recupera tu equilibrio interior a través de un viaje holístico con arena caliente, volcado de aceite, sonoterapia o el poder detoxificante del jengibre. 

 

Las técnicas orientales de eficacia contrastada son una parte fundamental del éxito del Método SHA. Y es que estos conocimientos milenarios nos ayudan a alcanzar y mantener el deseado equilibrio entre cuerpo, mente y espíritu, algo indispensable para disfrutar de un estado de salud óptimo. Sergio Masala, terapeuta de Wellness de SHA Wellness Clinic, nos desvela los secretos de tres terapias ancestrales con múltiples beneficios físicos, mentales y emocionales. 

 

  1. Psammo

Este tratamiento ya era conocido en el antiguo Egipto, donde se utilizaba para aliviar los dolores musculares y óseos, desintoxicar el organismo y combatir las inflamaciones. Eso sí, en aquella época se empleaba la arena del desierto calentada por el sol, mientras que en SHA se realiza en una innovadora cama de arena de cuarzo a una temperatura de entre 40 y 44º C. Esta terapia combina la acción calmante del calor con un masaje corporal con pindas rellenas de arena de cuarzo, alternando presiones y estiramientos con la sonoterapia de los cuencos tibetanos. La cama incorpora un sistema de masaje que levanta la arena con ondas, lo que relaja y estira la columna y alinea las vértebras dorsales, y, además, puede inclinarse, lo que permite mover la sangre hacia la cabeza o los pies, aportando todos los beneficios de la terapia de inversión. Proporciona una relajación profunda, reduce el estrés y la ansiedad, favorece el sueño y mejora los problemas de articulaciones, músculos y huesos.  

 

  1. Shirodhara

Este masaje ancestral holístico con aceite caliente está inspirado en técnicas ayurvédicas. Antes de empezar, el huésped debe contestar un breve cuestionario para determinar qué dosha es y un test olfativo para elegir el tipo de aceite. La dosha es el aire vital, el carácter o la personalidad y cada una está asociada a un elemento. Así, vata es viento, pitta es fuego y kapha es agua. Una vez determinados estos dos parámetros, el tratamiento se personaliza con el aceite y la velocidad y la profundidad apropiadas a cada huésped. Consta de un masaje corporal abhyanga con el antebrazo, a modo de bombeo, boca arriba y boca abajo, que es muy calmante y sedante. En la parte final, se coloca justo encima de la frente, a la altura del tercer ojo, un recipiente colgado de un mástil con un orificio en la base por el que se va volcando entre un litro y litro y medio de aceite calentado previamente, mientras se realiza un masaje craneal. Proporciona claridad mental, mejora el estado de ánimo, optimiza la circulación sanguínea y ayuda al cuerpo a desintoxicarse. 

 

  1. Compresas détox de jengibre

Este tratamiento de 20 minutos, inspirado en técnicas orientales, está específicamente enfocado a activar la zona renal, mejorando así la circulación sanguínea, acelerando la eliminación de toxinas y combatiendo tanto la retención de líquidos como la falta de energía. En un recipiente con agua muy caliente se introducen 200 gramos de jengibre fresco y rallado y se deja reposar. Después, se sumergen unas toallitas en esta especie de caldo detoxificante y se aplican directamente sobre los riñones, que son los encargados de regular la temperatura corporal y filtrar la sangre y los líquidos. De ahí que en la Medicina Tradicional China estén relacionados con el elemento agua y asociados a la energía corporal. Estas compresas calientes se van cambiando a medida que se enfrían, para mantener así la temperatura, al tiempo que se hacen ligeras presiones en la parte posterior de las piernas, coincidiendo con el meridiano de vejiga, para estimular y movilizar los riñones. 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend