Tres ejercicios de yoga para practicar en casa

Por SHA Wellness Clinic
|
28 de diciembre de 2021
Terapias naturales
¿Quieres convertir el salón de tu casa en una improvisada clase de yoga? Aquí te enseñamos cómo hacerlo.

A diferencia de otras disciplinas, el yoga puede practicarse en cualquier momento y lugar y, además, no se necesita ningún tipo de equipamiento. Otra de sus ventajas es que es una actividad completamente personalizable y se puede adaptar a todas las edades y condiciones físicas. Porque el secreto del yoga está en sincronizar el movimiento con la respiración, que es el puente que une el cuerpo con la mente, lo que nos permite centrar la atención en el presente y ser plenamente conscientes del aquí y el ahora. Y esto lo podemos hacer tanto tumbados bocarriba en el salón de casa como dando un paseo por el campo, a través de la respiración, la meditación y la consciencia.

 

Durante el confinamiento, y ante la imposibilidad de acudir a su centro habitual, muchas personas empezaron a practicar yoga en sus propias casas, transformando el salón en un auténtico espacio de autocuidado. Tanto si perteneces a este grupo como si quieres iniciarte en la práctica de esta disciplina milenaria, Rachel Rose, experta en Mind & Body de SHA Wellness Clinic, nos explica tres sencillos ejercicios para hacer en casa, que tendrán un impacto muy positivo en tu salud física, mental y espiritual. “Uno de los movimientos que más me gusta y que reúne muchas de las características más destacadas del yoga se realiza de pie, con los pies separados y alineados con el ancho de las caderas. Al inspirar, despega los talones, poniéndote de puntillas y subiendo los brazos en vertical, y, al espirar, baja tanto brazos como talones. Es un estiramiento simétrico y equilibrado sincronizado con la respiración y todo el mundo puede hacer. Otra postura sencilla y muy beneficiosa para la salud es tumbarse bocarriba, en la cama o en el suelo, con las piernas en alto y apoyadas en la pared, como haciendo una ‘L’. Si padeces dolores de espalda o hernias lumbares, estarás más cómodo con un cojín debajo del hueso sacro. Por último, recomiendo practicar la respiración alterna, que en sánscrito se denomina nadi shodhana, y que limpia y equilibra los canales energéticos. Con el pulgar, tapa la fosa nasal derecha y respira por la izquierda. Después, tapa la fosa nasal izquierda y respira por la derecha. Repítelo 12 veces, seis por cada lado”, concluye la experta.

 

Eso sí, antes de empezar la clase doméstica, crea el entorno adecuado: enciende una barrita de incienso o una vela aromática, baja las luces, pon el móvil en silencio y empieza a concentrarte en la respiración.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend