Trastornos del sueño: cómo afectan a la salud

Por SHA Smartia
|
17 de julio de 2017
Bienestar y descanso

La ansiedad y el estrés se han convertido en un problema de salud pública en las sociedades occidentales. El trepidante estilo de vida, la dificultad para conciliar la vida familiar y laboral o la falta de ejercicio físico y de una correcta alimentación están entre las causas que pueden contribuir a la aparición de trastornos del sueño.

El actual ritmo de vida, las exigencias laborales, la competitividad y unas expectativas personales y familiares que, muchas veces, escapan a la realidad, terminan por generar un estado de angustia y nerviosismo continuo que, fácilmente, pueden derivar en toda una serie de graves trastornos mentales y físicos.

Las consecuencias de sufrir estrés crónico pueden llegar a ser muy graves para la salud. Éste se produce con estados prolongados de nerviosismo y alerta del organismo, incluso en ausencia de amenazas. Provoca alteraciones en la presión arterial, la piel o el ritmo de los latidos del corazón.

Uno de los síntomas o, tal vez, una de las consecuencias del estrés crónico son los trastornos del sueño. Además, es una condición que se retroalimenta, ya que el nerviosismo hace que no podamos descansar bien y el no descansar bien genera un estrés añadido.

¿Qué son los trastornos del sueño?

Por trastornos del sueño entendemos todos aquellos problemas relacionados con dormir, como dificultades para conciliar el sueño, despertarse de manera repetitiva a lo largo de la noche, quedarse dormido en momentos inoportunos y de manera involuntaria, dormir en exceso, así como cualquier otra peculiaridad anormal que se produzca en relación al sueño.

Podemos diferenciar cuatro tipos:

Insomnio

Relacionado con la incapacidad o dificultad para conciliar el sueño y conseguir permanecer dormido.

Somnolencia

Problemas que tienen que ver con los estados de letargo excesivo durante el día y que dificultan el normal desempeño de las actividades de la vida cotidiana.

Sueño entrecortado

La dificultad para mantenerse dormido o seguir un horario regular a la hora de dormir.

Otros

Hay otros tipos de comportamientos anormales o conductas que interrumpen el descanso, como la apnea del sueño, la narcolepsia o sonambulismo, menos relacionados con el estrés y la ansiedad.

Las causas de los trastornos del sueño son variadas y pueden deberse a problemas físicos, como ciertas enfermedades, o a problemas psicológicos, como la depresión.

Consecuencias de la falta de descanso

La falta de sueño y descanso, unidos a estados de nerviosismo, ansiedad, estrés o depresión, pueden derivar en enfermedades crónicas y graves consecuencias para la salud, relacionadas con la obesidad, diabetes, problemas de corazón o, en las mujeres, trastornos de la menstruación.

Los estados de agotamiento también pueden ser la causa que provoque enfermedades psicológicas. Por eso, es importante aprender a relajarse y adquirir buenos hábitos de sueño, alimentación, ejercicio físico y vida saludable. Algunas prácticas como el yoga, la meditación, el taichi o el chi kung pueden ayudar y contribuyen a alcanzar estados mentales más centrados.

Es importante también abstenerse de mirar el móvil, el ordenador u otras pantallas en los momentos previos a irse a la cama y realizar ejercicios de respiración antes de acostarse o incluso cuando ya estamos en ella.

En SHA Wellness Clinic te ayudan a recuperar un sueño reparador, a través de su Programa Recuperación del sueño.

 

 

Test de salud

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend