huesos sanos
Digital composite of Highlighted back bones of jogging woman on beach

Consejos para unos huesos sanos

Por SHA Wellness Clinic
|
04 de julio de 2016
Salud y belleza

Los huesos suponen el sistema de soporte de todo el cuerpo por lo que es muy importante mantenerlos fuertes y sanos. Hasta los 30 años, los huesos se regeneran rápido, pero después se pierde más hueso del que se genera. Es por tanto vital ayudar a nutrir nuestros huesos con alimentos fresco y nutritivos y un estilo de vida saludable. ¡Sigues estos consejos para unos huesos sanos!

 

1. Fuente de calcio para unos huesos sanos

Afortunadamente se puede obtener todo el calcio y los nutrientes necesarios para enriquecer los huesos sin tomar una gota de leche de vaca. Los estudios demuestran que los países con mayor consumo de leche de vaca tiene igualmente los mayores niveles de osteoporosis y el mayor riesgo de fractura ósea.

 

 

2. Una dieta vegetariana

Las dietas ácidas son uno de los problemas más importantes cuando se trata de la osteoporosis. Una dieta vegetariana es una manera fácil de disfrutar de un montón de alimentos alcalinos que son muy nutritivos para los huesos. Los granos integrales, las legumbres, las frutas frescas, los frutos secos, las semillas y las verduras también contienen calcio, zinc, manganeso, magnesio y omega-3, que son esenciales para la salud ósea. Es importante reducir al mínimo los alimentos ácidos tales como los alimentos procesados, los carbohidratos refinados, los alimentos de origen animal, los productos lácteos, el alcohol, la sal de mesa, y el azúcar.

Te recomendamos incluir en tu dieta:

  • Verduras de hojas verdes. Una taza de verduras cocidas al vapor ofrece más de la mitad de la cantidad diaria recomendada de calcio.
  • Las legumbres son de vital importancia para la salud ósea y son una buena fuente de calcio.
    Consume variedades como las adzuki, garbanzos, lentejas o habas de soja negras en sopas, ensaladas y guisos.
  • El aceite de oliva de buena calidad y el aceite de sésamo son importantes para la densidad ósea saludable, ya que hacen que el calcio sea más fácil de absorber.
  • Los frutos secos y las semillas proporcionan calcio, proteínas y omega 3, especialmente las nueces y las semillas de chía, de lino y de sésamo.
  • Incluye verduras de raíz, daikon seco y shiitake seco para ayudar a nutrir los riñones y los huesos.
  • Las algas se empaquetan con minerales, incluyendo el calcio. Consume pequeñas cantidades de alga wakame, kombu y nori de forma regular.
  • Una cantidad extra de omega 3 se puede encontrar en pescados que contienen grasas buenas como el salmón salvaje y las sardinas.
  • El sauerkraut contiene gran variedad de minerales incluyendo la vitamina K que produce las proteínas que regulan la mineralización de los huesos.
  • El té kukicha y el té mu también son enriquecedores para los huesos y pueden disfrutarse cada día.

 

3. El ejercicio físico

Es fundamental para la salud ósea a cualquier edad, así como para la prevención de la osteoporosis. El mejor ejercicio es el de trabajo con peso, lo que permite trabajar contra la gravedad y estimula los huesos para regenerarse por sí mismos. Esto incluye trabajo de pesas, senderismo, correr, bailar, subir escaleras, el tenis y saltar. Rebotar en un pequeño trampolín o saltar a la comba proporciona la fuerza que soporta el peso que los huesos necesitan para generarse y mantenerse fuertes. El ejercicio diario mejora la salud ósea y también incrementa la fuerza de los músculos, la coordinación y el equilibrio, que son importantes para la salud general del organismo.

 

4. Disfruta al aire libre

La vitamina D juega un papel fundamental en la salud de los huesos ayudando al cuerpo a absorber el calcio y el fósforo de los alimentos que ingerimos. La combinación de la vitamina D y el calcio ayuda a incrementar la densidad ósea.

La mejor manera de obtener vitamina D es pasando tiempo al aire libre y haciendo actividades al sol. Puede resultar necesario tomar suplementos si el nivel personal de vitamina D es demasiado bajo, especialmente en países donde hay poco sol.

 

5. Baños de sal epsom para las articulaciones

Un remedio fantástico para cualquier dolor muscular o articular es un relajante baño con sal epsom. Estas sales son ricas en sulfato de magnesio, que se absorbe fácilmente a través de la piel para proporcionar un alivio rápido y reducir la inflamación. Añade 2 tazas de sal a una bañera con agua caliente y sumérgete durante 10 minutos.

 

 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend