el ritual del hammam
Young woman in hammam or turkish bath. Steam in bathroom.

El ritual del Hammam y sus beneficios

Por SHA Wellness Clinic
|
22 de febrero de 2016
Salud y belleza

El hammam, llamado también baño turco, es una práctica que data de la época romana, cuando el Imperio Romano se extendía hasta Oriente. Son los baños griegos y romanos los que inspiraron la arquitectura y el concepto del hammam. Con el advenimiento del Islam durante el siglo VII, el hammam se convirtió en un elemento esencial de la vida de los musulmanes ya que los preceptos islámicos aconsejaban una higiene rigurosa. Además de poder permitir a todos, incluso a los más pobres, tener acceso a la higiene, el hammam cumple otra función importante: es un lugar para encontrarse con gente y socializar. Tanto el ritual en sí como el propio espacio reciben el nombre de Hamman.

 

¿En qué consiste el ritual del hammam?

  1. El vestuario: Según el reglamento del hammam, puedes llevar un bañador, enrollarte en una toalla o ir totalmente desnudo/a.
  2. La sala tibia: El ritual comienza en una sala donde una especie de niebla lo cubre todo. Es aquí donde tu cuerpo empieza a dilatarse. Es el momento de descanasar un rato y de untar el cuerpo con jabón negro o jabón de Alep.
  3. La sala caliente: Es una especie de sauna en la que no es aconsejable estar más de 20 minutos. Pensada para sentarse y relajarse.
  4.  La exfoliación: Se frota la piel enérgicamente con un guante especial, un guante de kessa, para deshacernos de todas las células muertas y las impurezas de nuestra piel.
  5. La ducha: después de haber pasado tanto calor, lo más aconsejable es una ducha fría para estimular el cuerpo y eliminar los restos de piel muerta.
  6. El rassoul: como extra al tratamiento se puede ofrecer una envoltura a base de rassoul, una arcilla marroquí procedente de la cordillera del Atlas para hidratar la piel.

En los hammams tradicionales puede haber mujeres que se realicen ellas mismas el ritual, aunque lo habitual es contar con una empleada que se encarga de guiarte en cada paso y se dedica a lavarte, aplicar el jabón y hacer la exfoliación.

 

Beneficios del ritual del hammam

Debido a sus diferentes beneficios, el hammam es muy recomendable para personas con ansiedad, estrés, depresión, con problemas de acné o que sufren de catarros o de afecciones respiratorias.

  • mejora la circulación sanguínea
  • facilita la respiración
  • alivia los dolores menstruales
  • reduce el insomnio
  • tiene un poder expectorante
  • deja la piel verdaderamente limpia, luminosa y suave

A pesar de tener todos estos beneficios, se desaconseja el ritual del hammam a personas con problemas de tensión arterial, problemas circulatorios, dermatitis, epilepsia y a mujeres embarazadas.

 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend