The best sunscreen for your skin
The best sunscreen for your skin

El mejor protector solar para tu piel

Por SHA Wellness Clinic
|
13 de junio de 2013
Salud y belleza

La conciencia social de reforzar la protección solar está cada vez más conseguida pero no está de más reforzar su importancia de cara a la llegada del verano, la época del año donde el sol puede perjudicar más negativamente a la salud de nuestra piel. Como sabemos, protegernos del sol resulta fundamental para prevenir quemaduras y manchas solares que, en ocasiones, pueden incluso conllevar cáncer de piel.

Sin embargo, tampoco vamos a renunciar a tomar el sol en verano, sino que vamos a asegurarnos de protegernos de forma adecuada para quedarnos solo con las ventajas de tomar el sol: nos aporta vitamina D, nos hace más felices, nos hace dormir mejor e incluso puede prolongar la vida… pero siempre que lo tomemos con precaución.

ventajas de tomar el sol

Las cremas solares, hoy, son mucho más que simples protectores y más vale estar bien informado para saber qué crema solar necesitamos en cada caso. Sus formulaciones se han sofisticado tanto que nos encontramos con productos que cumplen varias funciones en una sola aplicación, texturas inteligentes con mil y una propiedades (crema solar, spray solar, loción solar, aceite solar…). Pero, ¿cómo funcionan? ¿cuál es el mejor protector para nuestro tipo de piel? ¿cuál es el ritual cosmético adecuado?

Existen tres tipos de protectores solares básicos entre los que podemos elegir según nuestro tipo de piel y nuestras necesidades:

  • Protectores solares físicos: son los llamados pantallas totales. Son filtros que actúan reflejando la luz solar como un espejo, o bien impidiendo que los rayos solares penetren en la piel, formando una película. Estos filtros dan como resultado cremas de textura más densa y nos aseguran una gran protección frente al sol.
  • Protectores solares químicos: funcionan, más que como un espejo, a modo de esponja. Estos filtros absorben parte de los rayos que llegan a la piel y los transforman en energía no nociva para la piel, para evitar que lleguen a las capas profundas y las dañen. Su principal ventaja es que se absorben de forma más profunda y no dejan la piel blanca, pero también hay que aplicarlos con mayor frecuencia.
  • Protectores solares biológicos: parecen ser el futuro. Los protectores biológicos tienen acciones específicas sobre enzimas importantes en la prevención del daño solar. Sin codificación numérica, aún no se han incorporado del todo a los cosméticos actuales y aún queda mucho por investigar, pero algunos dermatólogos ya avanzan que ganarán terreno a los otros en un futuro próximo.

Características que tiene que tener un buen protector solar:

– Tener más de un SPF15 (para pieles más blancas y para los primeros días de exposición solar se recomienda mínimo un SPF30 o incluso un SPF50). El SPF o FPS (Factor de Protección Solar) es la medida que indica la eficacia con la que un protector solar nos defenderá frente a los rayos ultravioleta (UV-B).

– Ser resistente al agua y al sudor

– No causar alergias o irritaciones en la piel

Además, os recordamos que cualquier protector solar debe aplicarse media hora antes de la exposición al sol y volver a aplicarse cada dos horas aproximadamente o después de cada baño en el agua y que las horas más peligrosas para tomar el sol son entre las 12 del mediodía y las 4 de la tarde. Durante esas horas, cubrirnos con ropa, gafas de sol y sombrero nos ayudará a prevenir las lesiones solares.

¿Qué protector solar usáis?

Enlaces relacionados:

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend