¿Qué es una alergia alimentaria y cuáles son las más comunes?

Por SHA Wellness Clinic
|
28 de abril de 2022
Nutrición saludable
Una nutrición saludable, rica en alimentos frescos y de temporada, es el primer paso para mantener equilibrada la flora intestinal.

En los últimos años, las alergias alimentarias han aumentado en todo el mundo y se estima que en España este incremento ronda el 7,4 %. Como nos cuenta Raquel Soriano, médico de cabecera de SHA Wellness Clinic, “una alergia alimentaria es una reacción inapropiada a la ingesta, el contacto o la inhalación de un determinado agente externo, denominado alérgeno. Se produce cuando el sistema inmunitario identifica erróneamente un alimento o una sustancia presente en él como algo dañino y, como respuesta, libera unos anticuerpos, llamados inmunoglobulinas E, para neutralizarlo”. 

Todavía no se conocen todos los factores que influyen en este crecimiento, pero lo que sí está claro es que los ambientales tienen mucho que ver. “La contaminación, un estilo de vida poco saludable y la nutrición son fundamentales. Sabemos que una dieta basada en alimentos ultraprocesados y rica en azúcares provoca una variación de la flora intestinal y esta puede ser una de las razones principales de este aumento.  

También intervienen los factores genéticos: si en una familia hay un antecedente de enfermedad alérgica, la probabilidad de que alguno de los descendientes la sufra aumenta entre un 5 % y un 15 %. Aunque el código genético no se puede alterar, gracias a la epigenética podemos modular, activar o desactivar la expresión de los genes sin modificar la secuencia de ADN. Es decir, se puede revertir una determinada tendencia genética con unos hábitos de vida saludables”, añade Raquel. Para saber más sobre el papel que juega la alimentación en el funcionamiento de los genes, Pincha aquí 

 Eso sí, no todas las reacciones alimentarias adversas son iguales. Como nos explica la doctora, “las hay tóxicas, que son las intoxicaciones y cualquiera puede sufrirlas. Por ejemplo, si comes setas venenosas. Y luego están las no tóxicas, que se dividen en tres grupos:  

  • las inmunológicas mediadas por inmunoglobulinas E, que son las alergias alimentarias 
  • las inmunológicas no mediadas por inmunoglobulinas E, como la celiaquía 
  • las no inmunológicas, que son las intolerancias, como a la lactosa”

 

Las alergias alimentarias dependen mucho de la geografía porque están directamente relacionadas con la dieta y, en los diferentes países y culturas, los alimentos más consumidos son distintos. Así, en España, las más comunes son a la proteína de la leche de vaca, al huevo, al pescado, al marisco, a las legumbres, sobre todo a las lentejas y a la soja, y a los cereales. En cambio, en Estados Unidad es al cacahuete. 

La doctora Soriano destaca un elemento que es importante tener en cuenta: los cofactores. “Existen situaciones en las que el umbral de tolerancia al alérgeno puede disminuir y esto conlleva el riesgo de sufrir una reacción con una dosis que antes se toleraba. Los cofactores más importantes son el ejercicio, las infecciones, el alcohol, el ayuno, el estrés, los antiinflamatorios y los inhibidores de la bomba de protones. Así, hay personas que pueden tolerar una mínima cantidad de un alimento con una base alérgica, pero que, al consumirlo en estas situaciones, sufren la reacción igualmente”. 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend