Pranayama: la disciplina de la respiración

Por SHA Wellness Clinic
|
24 de julio de 2018
Salud y belleza

Según los Yoguis, la mente y la respiración están interrelacionados. Así pues, la mejor forma para poder relajar la mente y el cuerpo, es llevando un control sobre la respiración. Sin embargo no es una tarea fácil ya que no solemos prestar atención en la manera en la que respiramos.

¿Qué es el pranayama?

Prana significa energía. El prana es universal y es el eje de la vida. En los textos clásicos sobre yoga se dice que cuando la respiración está en calma, prana esta en calma. Son muchas las personas que respiran incorrectamente sin ser conscientes que la calidad de la respiración afecta indirectamente a la calidad de vida. El pranayama te ayuda a controlar y equilibrar la respiración con el objetivo de mejorar nuestra salud.

Existen tres tipos de pranayama según el tipo de respiración:

  1. Respiración abdominal: Debes mantener los músculos del abdomen relajados e inspirar y expulsar el aire por la nariz siempre. Si lo prefieres, puedes colocar la mano sobre tu vientre para notar los movimientos.
  2. Respiración torácica: En este tipo de respiración se produce una expansión de la caja torácica. Debes hacer fuerza en los abdominales y respirar. De esta forma provocas una tensión en los abdominales, impidiendo que el vientre se expanda, y por lo tanto, se hinche el tórax.
  3. Respiración clavicular: Este tipo de respiración se produce al llenar de aire la parte superior de los pulmones. Debes levantar las clavículas al coger aire, intentando no mover los hombros.

Si realizamos estos tres tipos de respiración a la vez, estaremos realizando una respiración completa, siendo la más adecuada para el pranayama. La forma correcta para conseguir esta respiración es empezar primero por la respiración abdominal, seguida de la torácica y por último la clavicular. Así conseguiremos que los pulmones funcionen en su máxima capacidad.

¿Cuáles son sus beneficios?

Regular la frecuencia respiratoria y cardíaca

Regular la presión arterial

Reducir el estrés

Eliminar las toxinas del cuerpo

Mejorar la digestión e incrementar la inmunidad

Regular y mejorar el estado de ánimo

 

El pranayama tiene distintos tipos de ejercicios como el Ujjayi, el Kapalabhati, el Sithali, etc . Todos ellos pueden realizarse en cualquier posición sentada que sea estable y que te permita mantener la espalda recta. Al principio, se recomienda practicar el pranayama con la ayuda de un maestro experto para realizar la técnica correctamente y así, obtener los máximos beneficios para nuestro cuerpo y mente.

 

¡No subestimes los beneficios del pranayama y aprende a controlar la respiración para mejorar tu salud!

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend