Detox Post-Vacacional

Por SHA Wellness Clinic
|
06 de septiembre de 2018
Nutrición saludable

El próximo 23 de septiembre comienza el otoño, por lo que aún estás a tiempo de comenzar una depuración otoñal. Sí, has leído bien, no sólo la primavera es adecuada para este tipo de limpiezas, sino que cada estación tiene una fase de adaptación a sus ritmos y su energía.

Si en primavera podemos observar cómo la naturaleza rebrota y la energía asciende por los troncos para hacer nacer las hojas, en otoño sucede todo lo contrario, los árboles pierden las hojas y su energía se hunde en las raíces para ser capaces de capturar y almacenar los nutrientes de cara a la próxima primavera. Una dieta depurativa primaveral tiene como objetivo la eliminación del exceso de grasas y los alimentos densos y salados del invierno, centrándose especialmente, en el hígado. El fin de una depuración otoñal es eliminar el exceso de azúcares y nutrirse y fortalecerse para afrontar el invierno con un sistema inmunitario resistente. Los órganos en los que enfocamos la atención durante esta época son el intestino grueso y los pulmones

En verano solemos cometer excesos típicos de esta época del año: ingerir frecuentemente helados, refrescos o bebidas azucaradas, aumentar el número de comidas y picoteos fuera, con mucha sal y mucho aceite y con horarios irregulares y patrones alimentarios erráticos. Si éste no es el caso y en verano hemos seguido una alimentación equilibrada, con muchas verduras, cereales propios del verano, como maíz, quinoa, amaranto o cebada y legumbres en forma de ensaladas o patés, no será necesario realizar ningún detox sino, adaptar nuestra alimentación a la nueva estación que va a comenzar, quizá reduciendo de vez en cuando las porciones y empleando cocciones muy sencillas, como prensados cortos, escaldados, cocinando al vapor o hirviendo, incluyendo más caldos y arroz integral y reduciendo los cereales de verano.

Si por el contrario, este verano te has excedido sí que puede interesarte hacer una dieta depurativa.

Por lo que respecta a la alimentación, lo primero que debes hacer es eliminar todos los tóxicos que hayas estado consumiendo, desde los helados y el alcohol hasta los fritos y las proteínas animales. Los alimentos más adecuados son los que comienzan a aparecer ahora en los mercados como las hojas verdes de mostaza, los rábanos, la rúcula y las primeras coles de la temporada (no olvides que la mejor parte son las hojas), así como las hortalizas de raíz. El arroz integral tal vez sea el cereal más equilibrado y desde luego, el más apropiado para depurar los intestinos.

A la hora de hacer salsas y condimentos para tus platos, incrementa el uso de mostaza, tanto la de Dijon tipo antigua y ecológica, como las semillas de mostaza, que puedes tostar ligeramente y moler para añadir a los guisos. Recuerda de todos modos que estamos hablando de depuración, por lo que debes controlar o eliminar el consumo de aceite, (siendo el máximo dos cucharadas soperas diarias), así como el consumo de mantequillas, tanto las de origen animal como las de origen vegetal (tahín, cacahuete, nueces…). Controla también el consumo de sal, debiendo ser ésta siempre integral. Para ello puedes utilizar más algas tostadas y molidas en los condimentos y aliños. De cualquier modo, recuerda que lo más importante es reducir la cantidad de alimentos, simplificar las cocciones y las salsas y comprar verduras de primera calidad, locales y de temporada.

Otra parte importante de cualquier proceso de limpieza es la eliminación de las toxinas acumuladas y para ello, sin lugar a dudas, lo mejor es el ejercicio moderado: paseos enérgicos que nos hagan sudar, incluso una limpieza a fondo de la casa, eliminando todo lo que no nos sirve y que otras personas pueden necesitar, vaciar las estanterías y limpiar el polvo hasta el último rincón. Te aseguro que este es un ejercicio muy intenso y eliminas tóxicos, no sólo de tu cuerpo, sino también de tu entorno, con lo que la depuración es doble.

El contacto con la naturaleza favorece la oxigenación y no podemos olvidar que nuestro principal nutriente es el oxígeno, así que, si hemos de tener cuidado con los alimentos que compramos, más aún con el aire que respiramos. Llegar al invierno con unos pulmones “desatascados” y bien oxigenados, nos puede salvar de más de un constipado.

Por último, realiza friegas corporales con paños mojados en agua muy caliente y, a ser posible, con zumo fresco de jengibre. Para ello llena una palangana con agua muy caliente y jugo de jengibre, introduce un paño de algodón y escúrrelo muy fuerte. Ve frotando todo el cuerpo con este paño realizando movimientos circulares. Esto activará el sistema linfático y la limpieza.

No olvides actuar como la naturaleza, la energía va a moverse hacia las raíces, por lo que te interesa invertir más tiempo en actividades relajantes como escuchar música tranquila, leer o mantener conversaciones distendidas con los seres queridos.

Además, para una depuración completa y exclusiva, totalmente personalizada de mente, cuerpo y alma, en SHA contamos con el programa específico DETOX, disponible para 7 o 14 días, que combina las últimas novedades y tratamientos punteros especializados para la obtención de este objetivo. Además de una dieta desintoxicante, terapias naturales y ejercicio físico, que se adaptarán específicamente a tu organismo, siendo controlado y supervisado siempre por nuestro equipo de profesionales, con el que conseguirás la puesta a punto perfecta para enfrentarte a la nueva temporada otoño-invierno.

Descubre todo acerca de nuestro programa aquí.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend