Ozonoterapia, vitalidad y refuerzo del sistema inmune

Por SHA Wellness Clinic
|
25 de mayo de 2020
Terapias naturales

Mayor vitalidad, más energía para afrontar el día a día, sensación de bienestar, refuerzo del sistema inmunológico… Todo esto, y mucho más, es capaz de conseguir la ozonoterapia, un tratamiento revitalizante de absoluta referencia en estos días.

La ozonoterapia no es otra cosa que la aplicación de ozono médico en el organismo con la finalidad de conseguir un efecto terapéutico. El ozono médico es un gas que se obtiene a partir del oxígeno medicinal puro con la ayuda de un generador y que permite su adecuada dosificación.

Se ha demostrado que cuando se aplica el ozono médico de forma controlada en el organismo, mejora la actividad celular antioxidante, lo que favorece la eliminación de radicales libres. También se ha probado su eficacia para modular el sistema inmunológico consiguiendo una regulación controlada de la respuesta inmune, que es una de las razones por las que se aplica en enfermedades autoinmunes”, explica Rosario García, experta en Medicina Biológica y Antienvejecimiento de SHA Wellness Clinic.

Su capacidad para proporcionar a las células un mejor abastecimiento de oxígeno explica su efecto revitalizante y de producción de energía.

Estudios científicos han mostrado que tiene una acción analgésica y antiinflamatoria. “Y otra de las propiedades de la ozonoterapia es su actividad germicida: el ozono está considerado como el mayor germicida existente en la naturaleza al ponerse en contacto directo con bacterias, virus y hongos. Además, favorece la función detoxificante del hígado, por lo que es muy eficaz en la recuperación de la patología”, añade Rosario García.

Una aplicación para cada paciente

Hay diferentes formas de aplicar ozonoterapia dependiendo del resultado que queramos obtener y de las necesidades de cada paciente.

Una de las vías de tratamiento es la autohemoterapia, que se realiza con la extracción de sangre del paciente en un circuito cerrado, estéril y desechable, donde se mezcla con el ozono y se vuelve a inyectar inmediatamente. También se puede administrar intravenoso en forma de solución salina  ozonizada, especialmente indicada en las infecciones virales.

En la autohemoterapia menor se aplica en forma de una inyección intramuscular de la propia sangre para activar el sistema inmune y tratar las enfermedades alérgicas.

La aplicación rectal es recomendable en las enfermedades inflamatorias del intestino, mientras pueden realizarse inyecciones intraarticulares, intradérmicas y paravertebrales para tratar los problemas osteomusculares .

La forma transdérmica, a través de una bota de plástico, es la vía de elección para tratar heridas o úlceras infectadas.

Con la aplicación sistémica del ozono, conseguimos una mayor resistencia frente a las infecciones, reducir la fatiga y el estrés así como aumentar la resistencia al mismo. También mejora la concentración y el rendimiento intelectual, el rendimiento físico y la capacidad de recuperación”, explica Rosario García.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend