Meditación para aliviar el estrés

Por SHA Magazine
|
16 de febrero de 2018
Be SHA

Ha pasado de ser una técnica espiritual  a ser uno de los hábitos saludables más buscados en la red. Su práctica puede ser algo compleja, pero las virtudes que te aportarán serán maravillosas. ¿Aún no sabes de lo que hablamos? Nos referimos a la meditación.

En la actualidad, el estrés y el ritmo de vida  son demasiado exacerbantes. No cabe duda de que muchas enfermedades se producen y agravan por mantener los niveles de estrés excesivamente altos. Aprender como meditar puede ayudarte a reducir este estado. Conoce más de sus beneficios y algunas técnicas de relajación.

Meditación para la gestión del estrés

En primer lugar, va a permitirte entrar en tu subconsciente, liberándote de esos pensamientos, conductas y creencias que pueden agravar tu salud psíquica en diversas situaciones. Por ejemplo, la meditación ayuda a ver de forma más clara y objetiva algunas situaciones complicadas. En cierto modo, permite que el problema pase enfrente tuyo  sin tener que “atravesarte”. Así, la persona aprende a manejar el dolor, la depresión, la ansiedad, la tristeza y otras complicaciones.

Cuando tu cuerpo se siente estresado, se produce una serie de cambios hormonales en tu organismo. En primer lugar, se secreta el cortisol, una hormona que puede ayudar a mantener tu concentración y atención para hacer frente al peligro. Las hormonas adrenalina y noradrenalina, encargadas de aumentar el ritmo de las contracciones cardiacas, el nerviosismo y disminuir el movimiento intestinal, también van a verse aumentadas. Estos cambios hormonales pueden ser útiles para afrontar problemas puntuales, sin embargo, ¿crees que pueden ser beneficiosos a largo plazo? Es lo que ocurre con el estrés crónico. En una situación cronificada, el sistema inmune, el corazón, el sistema respiratorio, etc. pueden verse afectados, alterados y debilitados.

La meditación sirve para mantener la calma en el organismo. De hecho, se estudia utilizarlo como coadyuvante al tratamiento de hipertensos, personas con cáncer, con asma, depresión entre otros. Es una forma de equilibrar el lado subconsciente y psíquico del organismo.

 

Técnicas: aprender a meditar

En primer lugar, debes aprender a controlar tu respiración. Procura realizar una pequeña sesión de meditación cada día, empezando por 5 minutos de duración intentando alargarlo hasta los 20 minutos.

Empieza por intentar controlar tu respiración. Realiza inspiraciones profundas por la nariz y expulsa por la boca. La inspiración  debe durar 6 segundos y la espiración unos 10 segundos. Procura colocarte sentado de rodillas, cerrando los ojos y concentrándote en una imagen de color violeta. Este color es sinónimo de relajación, calma y paz.

Intenta poner tu mente en blanco. Seguramente, pasarán mil pensamientos por tu cabeza. Intenta distraerlos y volver a enfocarte en la imagen. Al principio es más complicado, pero poco a poco irás manteniéndote en la práctica. También, puedes enfocarte en objetos, sonidos o elementos concretos de tu alrededor.

Una vez empiezas a canalizar y manejar el estrés, es posible mejorar tu calidad de vida.  Mantener una mente en calma y en paz a pesar de los problemas de tu alrededor, es una forma de conectar con tu organismo para evitar que lo emocional pueda afectar a tu salud.

 

guia cerebro joven

También puede interesarte...

El futuro del wellness

13 de junio de 2020
Be SHA

¡Estamos de vuelta!

09 de junio de 2020
Be SHA
SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend