Meditación para principiantes

Por SHA Wellness Clinic
|
12 de septiembre de 2021
Be SHA
Celebra el Día Internacional del Mindfulness aprendiendo a practicar esta disciplina milenaria con efectos muy positivos para la salud general y el bienestar.  

 

Para alcanzar un estado de meditación plena no basta con sentarse en la posición de loto, cerrar los ojos e intentar no pensar en nada. Porque, al igual que le sucede al corazón, el cerebro nunca deja de funcionar. Como nos comenta Rachel Rose, experta en Mind & Body de SHA Wellness Clinic, “controlar la mente humana es algo realmente complejo. Si fuera fácil, todos lo haríamos. Pero hay técnicas muy concretas y, sobre todo, con una larga base de investigación que funcionan de una manera muy reproducible”. 

El principal problema al que nos enfrentamos al empezar a meditar es que no sabemos muy bien hacia dónde vamos y, al no conocer el destino, llegar a él puede resultar difícil. “La meditación es un entrenamiento cerebral, como estudiar las tablas de multiplicar: a unos niños les cuesta más que otros, pero al final, todos acaban aprendiéndolas. Por eso, las primeras veces que lo intentes puede que no sientas nada o estés confuso. Pasados unos días, notas una enorme sensación de calma y, al dominar la técnica, encuentras una relajación consciente y profunda. Cuando esto sucede, creas memorias sensoriales y neurológicas nuevas que, una vez conocidas, es más sencillo regresar a ellas”, afirma la experta. 

La meditación se basa en desarrollar la capacidad de mantener la mente enfocada en una sola cosa, una tarea complicada si no se ha hecho antes y que puede hacer desistir a muchos. De hecho, las personas muy creativas suelen tener más problemas para meditar que las que no lo son. Para los principiantes, Rachel recomienda “enfocarse en algo que no provoque emociones ni recuerdos, incluso que sea un poco aburrido, y concentrarse contando la respiración: cuatro al inspirar, seis al espirar. Esto ayuda a la mente a mantenerse centrada y alcanzar un estado de relajación profunda más rápidamente. Además, al meditar desarrollamos la interocepción, que es la percepción de uno mismo, pero desde dentro. Hoy en día estamos muy acostumbrados a vernos constantemente desde fuera, en espejos, selfis o vídeos, pero la meditación nos permite cambiar la perspectiva y comenzar a vernos desde el interior. Y, al cambiar el punto de vista, vemos los problemas de otra forma. Pero, para mí, lo más importante de la meditación es que abres un espacio de autocuidado y empiezas a conectar contigo mismo. La neurociencia ha confirmado que meditar entre 12 y 20 minutos al día, cinco veces a la semana, es tiempo suficiente para calmar el sistema nervioso central”, añade Rachel. 

La meditación mejora el equilibrio cuerpo-mente, favorece la relajación, ayuda a controla la ansiedad y el estrés y, según los últimos estudios, también tiene un efecto muy beneficioso en los procesos inflamatorios, la autoinmunidad y el envejecimiento biológico. De ahí que todos los programas SHA incluyan al menos una sesión de meditación o una clase grupal de mindfulness. 

 

Si quieres saber más sobre los programas SHA de terapias cuerpo-mente, pincha aquí: https://shawellnessclinic.com/es/disciplinas-para-cuerpo-y-mente/ 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend