La Nutrición Bajo Lupa – Parte V

Por Sha Wellnes Clinic
|
30 de julio de 2019
Nutrición saludable

Los carbohidratos

Estudios de las poblaciones más longevas del mundo muestran que sus dietas dan prioridad a las verduras y legumbres, los cereales y el consumo moderado de pescado. Estas sociedades también tienen fuertes lazos sociales y una alta actividad física.

Pensar que los carbohidratos son malos no tiene sentido. No podemos masticar una caña de azúcar ni añadir cucharadas de azúcar a nuestras bebidas. Es obvio que el arroz integral no afecta a nuestros cuerpos de la misma manera que el arroz blanco refinado. La fibra es la principal diferencia entre ellos. Los niveles más altos de fibra en el arroz integral ayudan a regular la función intestinal y a alimentar a la microbiota, porque la fibra es el mejor prebiótico. El arroz integral regula el colesterol y contribuye a la prevención de ciertas enfermedades. Su baja carga glucémica estabiliza los niveles de glucosa en sangre, previniendo la fatiga después de comer, la hipoglucemia, la ansiedad y el hambre, así como la hiperglucemia y la sobreproducción de insulina. También contiene más vitaminas, minerales y proteínas. Una dieta que carece de los carbohidratos complejos sin procesar o sin refinar que se encuentran en las verduras, los cereales y las legumbres no es una dieta equilibrada.

Soja fermentada vs. soja procesada

El consumo de soja es muy reciente en los países occidentales en comparación con los países orientales. En los países del Este, se sabe que la soja es beneficiosa, especialmente para las mujeres, parte de una dieta baja en grasas animales y azúcares refinados y rica en verduras. Pero gran parte de la soja que se consume en Oriente sufre algún tipo de proceso de fermentación, y se consume en forma de miso, natto, tempeh o tamari. En Occidente utilizamos a menudo la soja en forma de leche, yogur y brotes de vean o formas procesadas como la proteína de soja. En estos casos, además de enfriar la digestión, puede causar reacciones alérgicas. Comer soja fermentada, como en la sopa de miso, a diario, especialmente cuando el clima es frío, tiene muchos beneficios para la salud.

Muchas mujeres tienen miedo de consumir productos de soja debido a la investigación en animales que demostró que causa cáncer, pero en realidad ha protegido a las mujeres en los países del Este.

 

Continuará…

También puede interesarte...
SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable

Send this to a friend