¿Hay una forma más saludable de cocinar?

Por SHA Wellness Clinic
|
30 de julio de 2020
Nutrición saludable

La realidad es que cocinar se ha convertido en mucho más que una forma de preparar alimentos y servirlos. Es casi un arte en sí mismo. Y hacerlo bien proporciona enormes beneficios no solo para nuestro organismo, sino también para nuestra mente. Entrevistamos a Melanie Waxman, experta en Nutrición de SHA Wellness Clinic sobre los secretos de los diferentes modos de cocinar y su impacto en nuestro organismo 

Cocinar hace que nuestros alimentos sean más digeribles al descomponer las fibras resistentes. Nos da más energía para que podamos pasar más tiempo sin comer. Además, aumenta el aroma y el sabor de los alimentos y permitió disfrutar de muchos más ingredientes a lo largo de la historia”, afirma Melanie Waxman 

– ¿Existe una forma más saludable que otra para cocinar? 

En realidad no hay una forma más saludable que otra de cocinar. Depende de lo que estemos buscando lograr. En general, la cocción más corta es estimulante y refrescante, y tiene un efecto menor en el índice glucémico. Una cocción más prolongada ayuda a la resistencia, la fortaleza y a crear energía duradera. Hornear es más adecuado para climas más fríos y personas activas, ya que puede elevar el índice glucémico y aumentar la grasa en los alimentos. Asar a la parrilla puede aumentar los carcinógenos, por lo que es mejor marinar los alimentos primero y luego hacerlos rápidamente. Incluso es aconsejable cocinarlos un poco antes. 

– ¿Hay un tipo de cocina más apropiado para cada estación del año? 

No exactamentepero sí es cierto que en climas más fríos podemos incluir más guisos, sopas abundantes e incluso platos horneados. En climas más cálidos, los salteados, ensaladas ligeramente blanqueadas o al vapor parecen adecuadas. 

– ¿Cómo debemos adaptar los diferentes estilos de cocina para cada comida del día? 

Por la mañana queremos tener platos altamente energizantes pero relajantes para estimular suavemente la digestión y prepararnos para el día. El almuerzo es un momento para disfrutar de una comida más grande o más pequeña dependiendo de nuestras actividades de la tarde. La cena suele ser más pequeña y ligera a medida que nos preparamos para relajarnos y acostarnos. Todos los humanos seguimos el ciclo del sol y comer en momentos específicos puede servir para aprovechar al máximo nuestros niveles de energía y tasa metabólica: amanecer, máxima luz y atardecer. En general, nuestro metabolismo se ralentiza a medida que avanza el día. Si buscamos perder peso, se prefiere una comida más ligera en la cena. 

– Hervir, asar, hornear… ¿Qué formas de cocinar diferentes tenemos y cuáles son sus beneficios? 

Hay muchos estilos de cocina diferentes: si usamos una variedad, podemos asegurarnos de que estamos obteniendo la mayor cantidad de nutrientes, energía y disfrute de nuestros alimentos. Tenemos vapor, estofado, sopa, cocción a presión, horno, grill, encurtidos, fritos… 

– ¿Y cómo ayuda a la mente el acto de cocinar? 

Cocinar es una forma maravillosa de relajar la mente y también el cuerpo. Puede ayudar con la ansiedad y el estrés y mantenernos en el flujo de la actividad. También puede ayudar con la paciencia, volverse más consciente y es una salida creativa increíble. Cocinar puede ser un acto de puro amor a medida que creamos para nosotros mismos, nuestra familia y amigos. Es una forma de divertirse, dejarse llevar y disfrutar de la vida. Cocinar aporta claridad de pensamiento: existe un vínculo directo entre la digestión y el cerebro a través del nervio vago. Esto es como comunicarse a través de una línea telefónica. Va en ambos sentidos. Cuanto más claro, mejores resultados. 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend