Terapia láser intravenosa, la revitalización de vanguardia

Por SHA Wellness Clinic
|
14 de junio de 2020
Terapias naturales

La terapia láser intravenosa se ha impuesto en los últimos años como tratamiento de elección por sus efectos revitalizantes, su acción contra el dolor y sus nulos efectos secundarios, entre otros. Porque son tiempos vitales para mejorar la energía y fortalecer el sistema inmunológico.

Como método terapéutico innovador, la terapia láser intravenosa actúa aplicando luz láser directamente en el torrente sanguíneo. Se realiza a través de una fibra óptica que introducimos en la luz vascular a través de un catéter especial.

Aplicamos cuatro longitudes de onda diferentes, cada una con diferentes efectos biológicos. La combinación de estas diferentes longitudes de onda (rojo, amarillo, verde y azul) nos permite adaptar la terapia de forma personalizada”, explica la Dra. Rosario García, experta en Medicina Biológica y Antienvejecimiento.

Diferentes estudios han demostrado que la luz láser estimula las células sanguíneas debido a la activación por parte de los fotones de receptores fotosensibles presentes a nivel intracelular, desencadenando numerosos efectos biológicos positivos.

Esta terapia proporciona energía, fuerza y resistencia, reduce el dolor y la inflamación, mejora de forma notable el rendimiento general, el comportamiento del sueño y la vigilia y el estado de ánimo”, explica la Dra. Rosario García.

La influencia de los malos hábitos en nuestra vitalidad

Nuestros estilos de vida, tan nocivos habitualmente, influyen muy directamente en factores muy negativos para la salud y la vitalidad a través de aspectos como el estrés, la mala alimentación, la falta de sueño o el sedentarismo.

Es inevitable sentir cierto grado de estrés, incluso es necesario en determinadas situaciones. Pero demasiado estrés puede resultar peligroso para la salud ya que puede alterar de forma prolongada las funciones de muchos sistemas del organismo. Por ejemplo, la capacidad de respuesta del sistema inmunológico frente a las infecciones. Por otro lado, también lleva al aumento de conductas poco saludables, como el consumo de tabaco o alcohol, y disminuye la puesta en marcha de hábitos saludables”, relata la Dra. Rosario García.

La alimentación es uno de los elementos más importantes de la calidad de vida. Los malos hábitos -entre ellos la falta de horarios fijos, el exceso de sal, grasas y azúcares- favorecen el desarrollo de alteraciones endocrino-metabólicas. “El abuso de comidas rápidas y procesadas es una práctica generalizada”, lamenta la especialista de SHA Wellness Clinic.

Activación y descanso: las claves para huir del sedentarismo

El descanso se convierte en un elemento clave para nuestro bienestar. “La falta de sueño o la mala calidad del mismo influyen en nuestra salud y en particular en trastornos gastrointestinales, pérdida del apetito, alteraciones cardiovasculares o trastornos mentales”, destaca la Dra. Rosario García.

Asimismo, los nuevos hábitos de inmersión en pantallas de fácil acceso (móviles, tablets, etc.) que nos acompañan hasta la cama no permiten una tranquila transición entre la vigilia y el sueño y son responsables de la reducción en el número de horas de sueño.

El estilo de vida sedentario se asocia al consumo de alimentos poco saludables y a la falta de ejercicio físico. Esto lleva a una menor oxigenación de los órganos, disminuyendo su funcionalidad, y a alteraciones metabólicas que acaban reduciendo la esperanza de vida. La falta de actividad física contribuye al aumento de la grasa corporal, deteriora la autopercepción y genera malestar psicológico”, resume la Dra. Rosario García.

Dieta sana, ejercicio y relax: rutinas que debemos incorporar

Una dieta sana y equilibrada es el primer factor que contribuye a mejorar la salud física y psíquica. “Además, debemos regularizar los hábitos de consumo comiendo siempre a la misma hora, sentados, sin prisas y masticando suficientemente los alimentos”, recomienda la Dra. Rosario García.

El segundo punto sería incrementar nuestro nivel de actividad física para hacer trabajar el corazón y mantener en forma las articulaciones y el tono físico. Un rato de paseo para regresar a casa después de la jornada laboral puede además ayudarnos a relajar el cuerpo sobre todo si nuestro trabajo requiere que estemos sentados o de pie durante muchas horas.

Además, es recomendable incluir una rutina de ejercicios de 20 a 30 minutos entre tres y cinco días por semana”, sugiere la especialista de SHA Wellness Clinic.

Y, por supuesto, es imprescindible relajar y hacer descansar al organismo. Hay que desconectar por dentro y por fuera una vez terminada nuestra tarea laboral.

Desconectar por dentro permite llevar la energía mental a otros niveles y facetas de nuestra vida personal. Desconectar por fuera significa no seguir trabajando fuera del trabajo. Igual que no llevamos las tareas de casa al trabajo, no debemos llevar el trabajo a casa. Es imprescindible separar tiempos y lugares, distinguir momentos de negocio y momentos de ocio”, observa la Dra. Rosario García.

Es fundamental gestionar el tiempo de asueto personal. Organizar nuestro espacio personal, nuestra agenda, el tiempo… Y no dejar las cosas para última hora. E igual para el descanso nocturno: dormir de 7 a 9 horas por noche, no utilizar dispositivos electrónicos al menos 30 minutos antes de ir a dormir, apagar el wifi antes de acostarse, dormir en un cuarto oscuro y libre de distracciones, así como evitar el uso del teléfono móvil para no interrumpir el sueño.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend