Cómo mantener el ph de la sangre equilibrado: la acidosis

Por SHA Wellness Clinic
|
21 de marzo de 2016
Nutrición saludable

El ph de la sangre debe permanecer constante a fin de permitir múltiples funciones metabólicas que hacen posible la vida. Para ello, el organismo debe contrarrestar las tendencias hacia la acidez o alcalinidad mediante unos mecanismos reguladores.

Cuando estos sistemas reguladores son insuficientes o ineficaces ocurre la acidosis. No es que la sangre se vuelva ácida, sino que disminuye la reserva alcalina, sobre todo el calcio de los huesos, con los desequilibrios que esto supone.

¿Qué causa la acidosis?

  • Las causas de la acidosis se encuentran en una incapacidad del riñón para eliminar ácidos, sobre todo ácido úrico.
  • Una incapacidad pulmonar para eliminar el dióxido de carbono.
  • Las alteraciones hepáticas o metabólicas.
  • Las dietas con exceso de ácidos que no se metabolizan o con predominio de alimentos acidificantes.
  • El estrés.
  • Las fermentaciones intestinales.

¿Qué alteraciones provoca la acidosis en el organismo?

Son muchas y muy variadas las alteraciones que pueden causar las sustancias ácidas no eliminadas como irritación de tejidos, inflamaciones dolorosas y heridas en las mucosas, ardor al orinar, sudor ácido que agrieta la piel, desmineralización, hipofunción de las glándulas endocrinas, disminución de las defensas, formación de depósitos, desequilibrios nerviosos y emocionales, debilitamiento general.

¿Cuáles son los síntomas de la acidosis?

De todos los síntomas de la acidosis, los más frecuentes son la desmineralización que sufre el organismo en su intento de neutralizar los ácidos.

Además de: fatiga crónica, encías inflamadas, cabello sin brillo, piel seca, uñas agrietadas, calambres y espasmos musculares.

 

¿Cómo eliminar los ácidos del organismo?

  • Se recomienda una buena oxigenación de los pulmones mediante paseos y ejercicios respiratorios.
  • Ayudar a los riñones a eliminar mediante compresas de jengibre y baños hipertérmicos por todo el cuerpo.
  • Y a través de la piel mediante saunas, baños de vapor.
  • Muy importante, planificar una dieta alcalinizante rica en verduras y algas y pobre en azúcar, carnes y grasas. Son alimentos acidificantes los que dejan residuos: suelen ser alimentos ricos en proteínas y grasas como las carnes, pescados, huevos, productos lácteos, bollería o cereales refinados.
  • Se recomiendan todas las verduras, en especial las verduras de raíz como la zanahoria, la chirivía, la bardana, el nabo daikón, los rabanitos; así como las verduras de hojas verdes. Se recomienda evitar los tomates, las berenjenas y los pimientos por su gran efecto acidificante.
  • Introducir las algas marinas como el alga Kombu, Wakame, Hijiki, Arame, Nori…
  • Utilizar alcalinizantes potentes como la ciruela de umeboshi, siempre que la condición de la persona lo tolere, y tés japoneses como el té Bancha o Kukicha.
  • Respecto a las frutas, tienen ácidos que se metabolizan por las personas vitales y cuando hace calor. Por el contrario, las personas poco vitales, poco resistentes al frío y que se cansan con facilidad, tienen dificultad para metabolizar y eliminar estos ácidos, produciéndoles algunos de los síntomas de la acidificación.
  • La fruta debe comerse sobre todo durante la época veraniega y la mejor hora sería las 5 de la tarde. La cantidad debe estar acorde con la vitalidad de cada persona.
SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend