Alimentos Energizantes

Por SHA Wellness Clinic
|
19 de diciembre de 2018
Nutrición saludable

Melanie Waxman - Experta en Nutrición
Melanie Waxman - Experta en Nutrición

La experta en nutrición, Melanie Waxman, nos aconseja qué tipo de alimentos tomar para aumentar nuestros niveles de energía.


Los alimentos tienen una gran influencia en nuestra energía, emociones y claridad mental. El tipo y la calidad de los alimentos que comemos son la clave para determinar nuestros niveles de energía. Al igual que los coches necesitan gasolina para moverse, nuestro cuerpo necesita la energía de los alimentos para estar activos durante el día. Comprender la energía de los alimentos es comprender también que todos los alimentos son únicos y que el efecto que tienen en nuestros niveles de energía puede variar.

Lo más importante a tener en cuenta a la hora de elegir un alimento es la calidad. Comparemos un brócoli orgánico recién cosechado de nuestro huerto con un brócoli cultivado químicamente, rociado químicamente, recolectado una semana antes y enviado a todo el país en un camión refrigerado. Pueden parecer iguales e incluso tener un sabor bastante similar, pero la diferencia en cuanto a calidad es enorme. Los alimentos que son orgánicos, locales y estacionales todavía contienen su vitalidad. Mientras que los alimentos cultivados con productos químicos, conservantes o incluso alterados genéticamente tienen la calidad más baja y proporcionan muy poca energía. Es posible que no todos podamos cultivar nuestras propias hortalizas, pero podemos elegir productos locales, orgánicos y de temporada en mercados y tiendas agrícolas.

Los alimentos que están vivos, nos darán más en términos de nutrientes y de energía. Los granos enteros, las judías, las verduras, los frutos secos, las semillas y las frutas son un ejemplo de alimentos vivos. Estos alimentos están vivos hasta que los cocinamos o los comemos. Los alimentos vivos provienen directamente de los campos y no se procesan en una fábrica. Todavía contienen la energía necesaria para crecer y sobrevivir y pueden rebrotarse fácilmente. Cuando comemos alimentos vivos recibimos directamente la energía curativa reparadora de la naturaleza.

El cocinado también aumenta nuestros niveles de energía. Los diferentes estilos de cocinado aumentarán nuestra energía de diferentes maneras. Los cocinados largos son excelentes para la fuerza y la resistencia. Hornear, por ejemplo, saca el azúcar y la grasa de alimentos y es ideal para los inviernos largos y fríos cuando necesitamos más calor y energía. Por otro lado, la cocción rápida es estimulante y refrescante. Las verduras ligeramente salteadas generan una energía ligera y activa que es perfecta después de un largo día en la oficina. Las sopas por ejemplo calman las emociones, reducen el estrés y aportan mucha más energía que un sándwich.

Los alimentos fermentados, como el chucrut o el miso, contienen bacterias vivas (probióticos) que proporcionan un aumento fantástico de energía al sistema. Los probióticos también ayudan a que la digestión sea más eficiente, lo que significa que el cuerpo trabaja menos a la hora de digerir y ahorramos energía.

Los granos integrales, especialmente el arroz integral, la quinoa y la avena te mantienen motivado todo el día. El alto contenido de fibra en los granos enteros retarda la liberación de glucosa al torrente sanguíneo y proporciona más energía más constante. Los frijoles también son estabilizadores de energía, están llenos de fibra, proteínas, carbohidratos y mantiene los niveles de azúcar en sangre para mantenerte en marcha durante horas.

Las manzanas tardan más en digerirse que la mayoría de las frutas debido a su alto contenido en fibra y, como resultado, te proporcionan un aumento de energía prolongado. Las bayas también proporcionan ese chute de energía y son perfectas como snack o como topping en el porridge.

Las nueces y las semillas, como las almendras, las nueces, la chía o el sésamo, son una fuente de energía y contienen grasas, proteínas y minerales saludables. Un pequeño puñado de nueces y semillas pueden hacer que corras durante más tiempo.

No te olvides de los vegetales. El kale, el berro o la espinaca están llenos de nutrientes, especialmente hierro y calcio. Y, por último, el agua. La próxima vez que te sientas agotado, prueba a beber un gran vaso de agua. La deshidratación es a menudo la causa de la fatiga. Puede conllevar incluso a dolores de cabeza, niebla cerebral e irritabilidad. Mantenerse hidratado mantiene tus niveles de energía altos, así que asegúrate de beber lo suficiente durante el día.

La comida es una forma vital de aumentar la energía, peor no olvides de pasar tiempo al aire libre, especialmente junto al mar o alrededor de árboles, ríete con tus amigos, disfruta de la música, baila y haz cosas que te encanten. Todos ellos son increíbles impulsores de energía también.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend