Healthy ageing o cómo envejecer de manera saludable

Por SHA Wellness Clinic
|
03 de agosto de 2021
Be SHA
Con este programa multidisciplinar disfrutarás de un estado óptimo de salud física, mental y emocional a cualquier edad.

 

Envejecer es un proceso natural que no se puede detener, pero lo que sí está en nuestra mano es ralentizar el reloj biológico. Porque, como nos comenta Vicente Mera, responsable de la Unidad de Medicina Genómica y Envejecimiento Saludable de SHA Wellness Clinic, “envejecer con salud no significa únicamente la ausencia de enfermedad, sino disfrutar de un estado pleno de bienestar físico, psíquico y social. Esto lo conseguimos evaluando y planificando de forma sistemática el proceso de envejecimiento lo que, a la larga, proporciona una mejora tanto de la calidad como de la longitud de la expectativa de vida, a veces con esfuerzos mínimos”.

Para saber por qué dos personas nacidas el mismo día del mismo año pueden aparentar edades muy distintas debemos conocer la diferencia entre edad biológica y cronológica. El doctor nos lo explica: “la edad cronológica solo contempla el efecto del paso del tiempo y viene determinada por la fecha de nacimiento, mientras que la edad biológica tiene en cuenta el valor añadido de las relaciones entre órganos. Por ejemplo, y haciendo una analogía con el mundo del motor, la edad cronológica sería la fecha de matriculación del vehículo y la biológica valoraría otros elementos, como el kilometraje, el tipo de conducción (deportiva o urbana) y las condiciones de la carretera por la que estamos circulando. Por eso, dos coches matriculados a la vez pueden encontrarse en condiciones muy diferentes”.

Para conocer la edad cronológica basta una simple resta entre el año en curso y el de nacimiento, pero la edad biológica se calcula de otra manera. Vicente nos cuenta cómo: “utilizamos muchos biomarcadores con distinta representatividad, como el índice de masa corporal o la composición y distribución de los distintos compartimentos. Además, contamos con biomarcadores genéticos, que miden la longitud de los telómeros; clínicos, como la presión arterial, el número de pulsaciones o la saturación de oxígeno en reposo; y analíticos, como la glucemia basal, las cifras de colesterol, la hemoglobina glicosilada o la proteína C reactiva”.

A partir de todos estos datos, se personaliza el programa Healthy ageing, adaptándolo a las necesidades concretas de cada huésped. Eso sí, todos comparten una metodología similar basada en pautas de nutrición, digestión e hidratación saludable en calidad y cantidad, ejercicio físico constante, moderado y supervisado acorde a la capacidad cardiorrespiratoria, gestión del estrés, optimización del descanso en general y del sueño en particular, equilibrio hormonal, capacidad depurativa y metabólica, análisis del sistema inmunitario inespecífico y adaptativo y el estudio de las predisposiciones genéticas, para prevenir los riesgos de enfermar. Este enfoque global permite recuperar la vitalidad, mejorar la apariencia física y optimizar el estado general de bienestar a cualquier edad.

 

Para saber más sobre el programa Healthy ageing visita: https://shawellnessclinic.com/es/tratamiento-rejuvenecimiento/

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend