Día Mundial del Bienestar: respiración, estrés y sueño.

Por SHA Wellness Clinic
|
11 de junio de 2021
Salud y belleza

Respirar es muy sencillo: inspirar, espirar, inspirar, espirar… y así una y otra vez. Pero respirar bien es más complicado porque la mayoría respiramos por el pecho y los hombros cuando deberíamos hacerlo por las costillas y el diafragma. Y hacer mal algo que repetimos unas 25.000 veces al día tiene sus consecuencias. Aprovechando el Día Mundial del Bienestar, y con el objetivo de saber más sobre el poder curativo de la respiración, hemos hablado con Rachel Rose, experta en Mind & Body de SHA Wellness Clinic. Le sorprenderá saber que, además de todos los beneficios que aporta física, mental y emocionalmente, respirar bien también es un tratamiento anti-aging.

“La respiración tiene múltiples beneficios fisiológicos, como la oxigenación de la sangre, el bombeo del diafragma o el movimiento de la linfa y del líquido cerebroespinal. Pero también influye en el estado de ánimo. Por eso, las emociones se manifiestan a través de la respiración: no respira igual una persona que está riéndose que otra que acaba de llevarse un susto. Es decir, las emociones cambian la respiración y la respiración puede cambiar las emociones”, afirma Rachel.

 

Técnicas de respiración para reducir el estrés y dormir mejor

El clásico ‘respira hondo y cuenta hasta 10’ al que todos hemos recurrido en un momento de estrés, dudas, nerviosismo o ansiedad es un buen ejemplo de cómo la respiración y nuestro bienestar están estrechamente relacionados. “Una respiración consciente y equilibrada, en la que la espiración dura un poco más que la inspiración, rebaja tanto las ondas cerebrales como el ritmo cardiaco”, añade la experta.

Pero Rachel avisa: “Lo que nunca debemos hacer es respirar por la boca porque se seca y la saliva deja de proteger los dientes. Cuando respiramos por la nariz, el aire pasa por una serie de membranas que lo humedecen, lo filtran y lo calientan. Pero, al respirar por la boca, esto no sucede, lo que puede provocar que los pulmones se irriten. Y, poco a poco, va cambiando la posición de la mandíbula, que baja y se desplaza hacia delante, creando una expresión de tristeza que nos echa unos cuantos años encima. Además, al respirar correctamente, también estamos trabajando la musculatura de la garganta, lo que evita que la piel del cuello se descuelgue prematuramente”.

 

Respiración y sueño

La mejor solución para respirar correctamente cuando estamos dormidos es respirar bien mientras estamos despiertos. “Si una persona respira mal durante el día, tendrá el diafragma muy subido y, al tumbarse bocarriba en la cama, echará la cabeza hacia atrás, arqueando el tronco. En esta posición, la respiración es muy forzada y es probable que empiece a roncar, interrumpiendo el sueño reparador que todos necesitamos”.

Para que a partir de hoy duermas a pierna suelta, Rachel nos da dos técnicas de respiración que favorecen la relajación y ayudan a conciliar el sueño. “La primera es respirar varias veces únicamente por la fosa nasal izquierda. Y la segunda es la técnica 4-4-2: cuenta hasta cuatro mientras inspiras, cuenta hasta cuatro mientras espiras y, después, haz una pausa con los pulmones vacíos contando hasta dos”. Buenas noches.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend