alimentos para revitalizar el cuerpo en primavera

Alimentos para revitalizar el cuerpo en primavera

Por SHA Wellness Clinic
|
21 de abril de 2016
Nutrición saludable

A medida que los días empiezan a ser más largos y luminosos, nos están llamando a despertar. Esto puede ser difícil al principio, puesto que el cuerpo y las emociones se han acomodado a la energía del invierno, al ritmo más letárgico del invierno.

 

El despertar del cuerpo

Muchos hemos engordado algún kilo de más, pero esto es una respuesta normal del organismo a la oscuridad fría del invierno… Además del aumento de peso, quizás notemos que tenemos exceso de mucosidad (la forma en que el cuerpo libera toxinas) debido a la alergia primaveral o una energía baja. Es hora de vivificar el cuerpo y el corazón mediante una limpieza a fondo.

“El órgano asociado con la primavera es el hígado, el órgano que más limpieza necesita en esta estación.”

 

Apostar por el verde

Primavera significa verde, y el verde simboliza la curación y la renovación. Los brotes color verde lima en los árboles y el resurgimiento de la hierba en la tierra marrón dotan al mundo de una energía fresca y viva.

Una manera de hacer tu vida más verde es incrementar el consumo de verduras, especialmente las locales, que incluyen los brotes, las hojas verdes de diente de león, hojas de mostaza, de col rizada, la achicoria, la escarola, la rúcula, los berros, las alcachofas…

 

Muchas de estas verduras tienen un sabor amargo y por tanto ofrecen el antídoto perfecto para el tiempo húmedo, fresco y pesado que trae la primavera, tanto internamente como externamente.

Los alimentos amargos son refrescantes, secantes y ligeros por naturaleza y en consecuencia ofrecen el soporte a la desintoxicación que tu cuerpo, en particular el hígado, necesita en esta época del año.

 

Los alimentos para incluir en esta estación:

VERDURA: Verduras ligeramente picantes y amargas, que son excelentes purificadoras: parte verde del puerro, cebollinos, cebolletas, germinados, apio, alcachofas, escarola, rábanos y sus hojas, endivias, achicoria.
CEREALES: Arroz de grano largo, la cebada, la quinoa (las herviremos con un trocito de alga kombu).
SOPAS: Las haremos más ligeras que en invierno, con menos condimento salado, con menos legumbres y cereales. Con más cantidad de verduras.
PROTEÍNAS: Para depurarnos evitaremos la carne animal y comeremos algo de pescado.

En pequeña cantidad podemos incluir miso, escalonia, o cebollín.

 

En general la cocina de primavera es más liviana que la de invierno, enfatizando más la ebullición rápida, los escaldados, el vapor, y el salteado rápido, como mejores técnicas de cocina.

Las ensaladas prensadas, las verduras crudas o hervidas, las sopas claras tipo juliana. Predominan los escabeches y las vinagretas.

Este tipo de cocina nos ayudará a armonizar con la energía de la primavera.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend