Estrés laboral: causas, síntomas y cómo prevenirlo

Por SHA Wellness Clinic
|
03 de noviembre de 2022
Salud y belleza
El estrés crónico tiene un impacto directo en el rendimiento físico y mental, disminuye la productividad y afecta al estado general de salud y bienestar.

El estrés laboral crónico es el responsable del 30 % de las bajas médicas que se producen en España. Y no es de extrañar porque existen pocos entornos con un potencial estresante tan alto como la oficina. Las cargas de trabajo excesivas, la falta de motivación, estímulos o reconocimiento, la inestabilidad y precariedad laboral, la mala gestión del tiempo, la hipercompetitividad del mercado, la dificultad para conciliar, la cultura de la optimización o el multitasking nos mantienen en un constante y poco saludable estado de alerta. Además, hay que tener en cuenta que dedicamos casi un tercio de nuestra vida adulta a trabajar.  

Desde enero de 2022, la Organización Mundial de la Salud reconoce el síndrome del trabajador quemado, conocido como burnout, como una enfermedad profesional y lo ha incluido como uno de los principales problemas de salud mental. Eso sí, no todo el estrés en negativo.  

Como nos comenta Cinthya Molina, psicóloga de SHA Wellness Clinic, “el estrés es un mecanismo natural que necesitamos para sobrevivir: nos ayuda a alcanzar nuestros objetivos y nos pone en alerta ante cualquier amenaza. De hecho, hay estudios que demuestran que unos niveles bajos de estrés aumentan la memoria, mientras que demasiado, la anula. El problema se produce cuando el estrés agudo, que es bueno y necesario, se convierte en crónico y no sabemos cómo gestionarlo”.  

Cuando el estrés laboral se cronifica, el trabajador comienza a notar falta de concentración, pensamiento disperso, apatía, desmotivación, pérdida de memoria, cansancio físico y mental, tristeza e irritabilidad. Todos estos síntomas acaban provocando dolores de espalda, migrañas, problemas digestivos, psicológicos y cardiovasculares, alteraciones del sueño e, incluso, desequilibrios hormonales. 

 

Cómo tratamos el estrés crónico en SHA 

Bruno Ribeiro, responsable de la Unidad de Salud Cognitiva y Emocional de SHA, explica que “el estrés crónico está causado por diferentes factores, de ahí que se requiera un enfoque multidisciplinar que integre una nutrición neurosaludable, un plan de ejercicio físico personalizado, unas pautas de higiene del sueño para alcanzar todas las noches el necesario descanso reparador, la práctica de disciplinas mindfulness y el entrenamiento cerebral adecuado”. 

Bruno destaca dos tratamientos de estimulación cognitiva no invasivos y desarrollados por la NASA y la Facultad de Medicina de Harvard. “Por un lado, la fotobiomodulación cerebral, que consiste en aplicar diodos de luz infrarroja con diferentes longitudes de onda en áreas específicas del cerebro. Esta tecnología permite acelerar los procesos de recuperación celular, incrementa la oxigenación de las células cerebrales y estimula su síntesis, aumentado el rendimiento general del organismo, los niveles de energía y el estado de ánimo. Por otro, la estimulación eléctrica transcraneal, en la que se emplea un casco inalámbrico equipado con 39 electrodos, que emiten leves descargas de una corriente de muy baja intensidad en el tejido cerebral y que registran, evalúan y modulan la actividad eléctrica del cerebro en tiempo real. Esta tecnología mejora la plasticidad cortical, aumenta el rendimiento cognitivo y trata problemas del sueño y la depresión”. 

 

Si quieres saber más sobre la gestión del estrés, Pincha aquí

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend