Estos son los síntomas y los tratamientos de las alergias alimentarias

Por SHA Wellness Clinic
|
24 de mayo de 2022
Nutrición saludable
Conocer la sintomatología asociada a las reacciones adversas a alimentos es el primer paso para dar con el tratamiento más adecuado.

El número de personas que sufre reacciones adversas provocadas por la ingesta de alimentos ha aumentado de forma exponencial en las últimas décadas. Como nos comenta Raquel Soriano, internista y médico de familia de SHA Wellness Clinic, “mientras que la prevalencia de otras enfermedades alérgicas, como el asma, se ha estabilizado, la de las alergias alimentarias se ha incrementado. De hecho, y aunque todavía necesitamos más estudios epidemiológicos sobre la materia, se estima que en España han crecido un 7,4 %”.  

Conocer los síntomas asociados a las alergias alimentarias es fundamental para detectar el problema y poder así recomendar el tratamiento más adecuado que nos permita recuperar un estado óptimo de salud y bienestar. Como afirma Raquel, “este punto es muy importante porque muchas alergias se diagnostican en niños y tanto ellos como sus familias deben conocer la sintomatología para entender qué está pasando. A diferencia de las intolerancias, que causan síntomas más inespecíficos, las reacciones alérgicas se manifiestan en poco tiempo, es decir, los síntomas aparecen inmediatamente después de la exposición al alérgeno. Los síntomas más habituales son: 

Digestivos. Suelen aparecer a la hora de ingerir el alimento, se presentan en forma de náuseas, vómitos, dolor abdominal o diarrea y pueden ir de leves a graves en función de la susceptibilidad de la persona. 

Cutáneos. Están causados por el contacto o el roce con determinados alimentos. Por ejemplo, hay personas que no son alérgicas al melocotón, pero sí a su piel, y, al tocarlo, sufren hinchazón de los labios o la cara, urticaria, enrojecimiento y picor.  

Respiratorios. Se producen por los vapores que se desprenden de los alimentos al cocinarlos y son parecidos a los síntomas de la alergia estacional: rinitis, goteo nasal, picor en los ojos, tos, sibilancias y, en los casos más graves, anafilaxia, que puede incluso llegar a provocar una parada cardiorrespiratoria”. 

 

Los tratamientos 

Una vez diagnosticada la alergia, el primer paso es eliminar de la dieta el alimento responsable. Como nos explica la doctora, “para hacer frente a la alergia a la proteína de la leche de vaca se utiliza la inmunoterapia oral, que consiste en la administración de cantidades progresivamente crecientes de leche hasta que el organismo genera tolerancia. Y hay estudios muy interesantes, aunque no definitivos, que avalan que una buena salud digestiva puede ser una herramienta eficaz para prevenir las alergias alimentarias. Un estilo de vida poco saludable, el día de nacimiento, el uso indiscriminado de antibióticos o el exceso de higiene, entre otros factores, pueden provocar una disbiosis (desequilibrio) en la microbiota gastrointestinal que puede ser una de las razones del aumento de las enfermedades alérgicas. El restablecimiento de la microbiota a través del uso de prebióticos y probióticos representa una oportunidad para la prevención y el manejo de estas enfermedades dado su mecanismo de acción, principalmente a nivel de sistema inmune. Además, en la actualidad se están investigando y estudiando otro tipo de tratamientos con resultados muy prometedores. Por ejemplo, los anticuerpos monoclonales, como el omalizumab, que se está utilizando como coadyuvante en el tratamiento de la inmunoterapia oral”. 

Si quieres saber más sobre las alergias alimentarias causadas por los lácteos, Pincha aquí

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend