El reto emocional de volver a la normalidad

Por SHA Wellness Clinic
|
01 de julio de 2021
Salud y belleza

Después de mucho tiempo de convivir con la mascarilla y el gel hidroalcohólico, salir a la calle lo justo y necesario, mantener la distancia de seguridad en exteriores y evitar relacionarse socialmente con familiares y amigos, volver a la normalidad prepandemia puede suponer un auténtico desafío emocional. Porque el instinto de supervivencia y la capacidad de adaptación del ser humano son extraordinarios y nos permiten acostumbrarnos a casi cualquier escenario, por hostil y adverso que sea. Por eso, lo que hace un año nos provocaba ansiedad, angustia, tristeza, miedo e incertidumbre, como estar confinados en casa, ahora se ha transformado en un refugio seguro que no queremos abandonar. Si te está costando readaptarte a la nueva realidad sin restricciones y recuperar tus rutinas, pautas y patrones de conducta anteriores a la crisis sanitaria es probable que estés experimentando el llamado “síndrome de la cabaña”.

 

Lo primero que nos aclara Cinthya Molina, psicóloga de SHA Wellness Clinic, es “que un síndrome no es una patología, sino un conjunto de síntomas desadaptativos que, de alguna manera, están justificados en un contexto determinado. Es decir, es una reacción normal a una situación anormal y no debemos caer en el error de convertir en una patología algo que no lo es”. Y es que durante los últimos meses nos hemos enfrentado a una cantidad ingente de emociones que han afectado a nuestra salud y bienestar mental. Como nos comenta Cinthya, “al principio de la pandemia, a la consulta llegaban muchas personas con alteraciones del sueño, miedo, estrés y ansiedad. Pero, con el paso del tiempo, la sintomatología evolucionó hacia la depresión, notábamos mucha preocupación y desesperanza y que la gente se estaba volviendo más catastrofista e irritable, todo ello muy ligado al excesivo consumo de información sobre el Covid, lo cual desaconsejamos completamente. Siempre hay que estar al día, pero no hay que sobreexponerse. Esto ha llevado a que tengamos una pesada mochila emocional y ha creado el caldo de cultivo para generar síndromes, como el de la cabaña”.

 

Del deseo de regresar a la normalidad prepandemia hemos pasado a la ansiedad que provoca renunciar a la seguridad del hogar. La doctora lo confirma: “Hemos empezado a ver personas que tienen cierto miedo o temor y viven de forma desagradable la exposición real e, incluso, mental a abandonar el contexto que se han generado: a salir a la calle, relacionarse con la gente o volver al gimnasio o la oficina. Y lo están pasando muy mal porque se han creado un nido en el que se sentían seguros y, dejar ese refugio, implica tener que exponerse, otra vez y ante un peligro real porque el Covid sigue estando ahí fuera, a situaciones que ya no saben cómo manejar”.

 

Aprender a gestionar y normalizar todas estas emociones es fundamental para poder hacer frente a la nueva realidad. Eso sí, es importante saber que tener miedo, angustia o incertidumbre ante una situación como la actual es algo totalmente normal. Para vencer la apatía y la ansiedad, comienza saliendo de casa de forma gradual, practica actividades que te gusten y que te hagan sentir bien y céntrate en el presente, en lo positivo y en aquello que puedes controlar. Además, respetar siempre las medidas sanitarias vigentes en cada momento y lugar te proporcionará una sensación de seguridad y confianza que te ayudará a superar este desafío emocional.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend