Dos terapias pioneras para combatir la depresión

Por SHA Wellness Clinic
|
13 de enero de 2022
Salud y belleza
Descubre los beneficios de la fotobiomodulación cerebral y la estimulación eléctrica transcraneal, dos tecnologías creadas por la NASA y la Escuela de Medicina de Harvard 

 Una de las señas de identidad del Método SHA es combinar e integrar disciplinas naturales que se llevan practicando desde hace milenios, como el yoga, la meditación o las técnicas de respiración pranayama, con los últimos avances científicos, médicos y tecnológicos. Esta apuesta constante por la innovación nos permite contar con dos de los tratamientos de estimulación cognitiva más avanzados y punteros del momento y que han sido desarrollados para la NASA y la Escuela de Medicina de Harvard. 

Como nos comenta Bruno Ribeiro, responsable de la Unidad de Salud Cognitiva y Emocional de SHA Wellness Clinic, “el objetivo es proporcionar a nuestros huéspedes las herramientas necesarias para que puedan enfrentarse a los retos diarios con todas sus funciones cerebrales al máximo. Para ello, además de una alimentación neurosaludable y recomendaciones personalizadas de ejercicio físico, contamos con dos terapias de estimulación cognitiva pioneras y no invasivas cuyos beneficios se empiezan a notar desde la primera sesión”. 

La fotobiomodulación cerebral es una tecnología desarrollada por la NASA y la Universidad de Harvard y que, como nos cuenta el doctor, “consiste en aplicar diodos de luz infrarroja con diferentes longitudes de onda en áreas específicas del cerebro, lo que permite acelerar y reequilibrar los procesos de recuperación celular, incrementar la oxigenación de las células cerebrales y estimular y reparar su síntesis, aumentado así el rendimiento general del organismo, los niveles de energía y el estado de ánimo”. Esta terapia activa las mitocondrias neuronales, que son las responsables de generar la energía celular que necesitamos para vivir y, además de mejorar las capacidades cognitivas, se utiliza para tratar enfermedades neurológicas, neurodegenerativas y psicológicas (como la depresión o la ansiedad), lesiones traumáticas y accidentes cerebrovasculares. 

La Universidad de Harvard también está detrás del desarrollo de la estimulación eléctrica transcraneal, un innovador tratamiento en el que se emplea un casco inalámbrico equipado con 39 electrodos, que registran, evalúan y modulan la actividad eléctrica del cerebro en tiempo real y que emite leves descargas de una corriente de muy baja intensidad en el tejido cerebral. Bruno nos explica que “el funcionamiento de las neuronas está relacionado, por un lado, con los neurotransmisores, que tienen que ver con la química cerebral, y, por otro, con los impulsos bioeléctricos. Por ejemplo, sabemos que la depresión provoca un desequilibrio de estos impulsos en ambos hemisferios del cerebro y que, una zona concreta, la corteza prefrontal dorsolateral izquierda, parece que trabaja por debajo de lo normal. Aplicando estas corrientes a una frecuencia determinada en ciertas áreas del cerebro podemos modular su actividad y reequilibrar los impulsos bioeléctricos”. Esta tecnología, que mejora la plasticidad cortical, se utiliza para aumentar el rendimiento cognitivo, tratar problemas del sueño, adicciones, epilepsia, apoplejía, depresión, enfermedades neurodegenerativas y es muy eficaz en la rehabilitación de traumas neurológicos y accidentes cerebrovasculares. 

 Si quieres más información sobre cómo mejorar tus capacidades cognitivas, Click aquí  

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend