Dieta detox para contrarrestar los excesos veraniegos

Por SHA Wellness Clinic
|
31 de agosto de 2021
Be SHA
Los alimentos ricos en fibra y antioxidantes y los fermentados son los mejores aliados para recuperar la salud intestinal después de las vacaciones.

El aumento del consumo de alcohol, los fritos, los postres azucarados, las bebidas carbonatadas y, en general, la anarquía alimentaria típica de las vacaciones veraniegas afectan a la salud digestiva. Durante unos días hemos sido indulgentes con los hábitos nutricionales, pero no hay que mortificarse por ello. Lo que sí debemos hacer en cuanto regresemos a la rutina diaria es incluir en nuestra dieta alimentos que ayuden al organismo a depurarse correctamente. Pero, Marina Domene, nutricionista de SHA Wellness Clinic, avisa de que “siempre estamos expuestos a diferentes factores químicos y toxinas. De hecho, ya hay estudios que demuestran que las personas que viven en ciudades con una gran contaminación ambiental sufren más problemas metabólicos y tienen índices más altos de obesidad y sobrepeso”.

La buena noticia es que el cuerpo tiene sus propios sistemas de depuración y el órgano más importante que se encarga de ello es el hígado. “El hígado tiene que realizar diferentes reacciones para poder eliminar los metales pesados, los pesticidas y los herbicidas, que son disruptores endocrinos que alteran el sistema hormonal y generan una disfunción. El primer paso es limitar la exposición a estas toxinas, evitando el consumo de alcohol y de alimentos procesados ricos azúcares, harinas refinadas y grasas hidrogenadas y tomando medicamentos únicamente cuando sea necesario”, afirma Marina.

Otro aspecto básico es fortalecer la salud intestinal, ya que el intestino hace las veces de filtro y es el primer sistema de defensa. “Una microbiota saludable impide que las toxinas lleguen al torrente sanguíneo. Los alimentos fermentados, como el chucrut o el kimchi, y aquellos que son fuente de fibra, como los cereales integrales (arroz, quinoa y trigo sarraceno) y las verduras de hoja verde, como la espinaca, el cardo, el kale o la acelga, ayudan a equilibrar la salud intestinal. Para optimizar la función hepática es fundamental tener unos buenos niveles de glutatión, que es el mayor antioxidante natural del organismo. Para ello, hay que consumir alimentos muy ricos en sulfatos, como el brócoli, la col, la cebolla o el ajo, porque una de las vías más importantes del hígado para la eliminación de las toxinas es la sulfatación. Eso sí, hay que recalcar que no hay que tomar siempre los alimentos détox en forma de zumo, sino que los sólidos tienen el mismo efecto”, aclara la experta.

Además, añadir a nuestros platos determinados condimentos y especias también puede acelerar el proceso de detoxificación. Así, como explica Marina, “la cúrcuma actúa como antioxidante y ayuda a eliminar los metabolitos que pueden dejar algunos medicamentos, como el paracetamol o el ibuprofeno. Y el cilantro y el perejil contienen apigenina, una sustancia rica en antioxidantes que mejora la función hepática y que favorece la depuración de los tóxicos derivados de la radioterapia o la quimioterapia”.

Por último, la nutricionista recomienda hacer un ayuno mínimo, de entre 10 y 12 horas, “para que se produzca la autofagia, que es el proceso natural que tiene el cuerpo de autorreciclarse, de eliminar las sustancias y producir otras nuevas”.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend