Dieta antiinflamatoria

Por Sha Wellnes Clinic
|
08 de noviembre de 2018
Nutrición saludable

Lola García - Experta en Nutrición
Lola García - Experta en Nutrición

¡La experta en nutrición de SHA Wellness Clinic, Lola García, comparte algunos consejos para reducir la inflamación y mejorar el estilo de vida!


Una dieta antiinflamatoria tiene como finalidad, evidentemente, reducir la posible inflamación existente. Por ello, resulta conveniente preguntarse qué es y qué genera inflamación en el cuerpo humano.

Entendemos inflamación como la respuesta del sistema inmunitario ante agresiones las cuales pueden ser resultado por ejemplo de un proceso infeccioso, un golpe, estrés, obesidad… Además, distinguimos entre aguda (a corto plazo) y crónica (a largo plazo). En estos términos no podemos decir que la inflamación sea buena o mala, ya que tiene la función original de defendernos y protegernos, pero si su presencia es prolongada debe preocuparnos y debemos someternos a análisis con el fin de conocer sus causas y poder corregirla.

La inflamación crónica no siempre es percibida con síntomas de calor o enrojecimiento. Un ejemplo es el caso de los adipocitos, las células que acumulan grasa, y que en situaciones de obesidad, están inflamados. El estrés es otro factor fundamental en casos de cronicidad, ya que las hormonas del estrés actúan en esa dirección, causando una inflamación generalizada.

Así pues la alimentación y el estilo de vida son factores fundamentales a tener en cuenta si queremos establecer una dieta antiinflamatoria. Dentro de los alimentos que debemos evitar se encuentran todos los procesados y refinados, además de los que han sido cultivados utilizando pesticidas, herbicidas u otros químicos similares.

Una dieta antiinflamatoria está llena de hojas verdes, verduras, alimentos integrales, ácidos grasos saludables y proteínas de fácil asimilación. El cambio es más sencillo de lo que piensas, pues no se trata de eliminar todos los alimentos que consumes habitualmente, piensa más bien en el proceso de introducir cada día, cada semana o cada mes, alimentos nuevos, sustituyendo las harinas por cereales enteros e integrales. En SHA Magazine tenemos recetas que pueden ayudarte en el cambio. Localiza un mercado de proximidad y ecológico en el que hacer tus compras semanales, especialmente las verduras. Tan sólo necesitas hacer una compra a la semana si te planificas.

Otro aspecto que no se puede olvidar para seguir una dieta antiinflamatoria es el ejercicio, ¡muévete! Puede ser un paseo de 30 minutos al día, ir a bailar, a nadar o al gimnasio. La actividad la eliges tú, pero no permitas que el organismo se oxide, ya que está pensado para moverse y lo contrario, lo inflama.

No olvides reducir tus niveles de estrés. Las opciones son varias y no olvides que el ejercicio es una de ellas (por si esto te motiva más). Pero también es excelente practicar la meditación, o si lo prefieres, el mindfulness, que no son otra cosa que técnicas para controlar las emociones y las reacciones. Si estar con la familia es lo que mejor te va para relajarte, pues no olvides hacer un hueco diario en tu agenda para disfrutar con ella de momentos de calidad. Las aficiones también son una recurso que nos ayuda a olvidar las preocupaciones y por ello, a reducir el estrés. Si vienes a SHA no olvides preguntar por las terapias de gestión del estrés.

Parece obvio, pero no puedo dejar de recordarte que eliminar los tóxicos de tu vida es primordial si quieres reducir la inflamación. Nada de café, alcohol o tabaco. Tampoco te auto mediques.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable

Send this to a friend