De-Stress Diet

Dieta anti-estrés

Por SHA Wellness Clinic
|
20 de febrero de 2014
Nutrición saludable

La mejor dieta para acabar con el estrés

Cómo regular los niveles de estrés a través de la alimentación

Una buena alimentación es fundamental para controlar el estrés y la ansiedad. Nuestros expertos en nutrición saludable aconsejan las pautas básicas a seguir para llevar una correcta dieta anti-estrés que, además, nos ayudará a mantenernos en nuestro peso ideal.

Alimentos a evitar en la dieta anti-estrés

Una de las causas principales del estrés es tener los niveles bajos de glucosa en sangre. Por un lado niveles bajos de glucosa provocan irritabilidad, falta de concentración y nerviosismo, que hace que nos sintamos más estresados.

Por otro lado, en situaciones de estrés producimos más adrenalina, y ésta acelera nuestro metabolismo, lo que hace que aumentemos el consumo de carbohidratos, proteínas y grasas. Si hay un consumo rápido de carbohidratos nuestra glucosa en sangre sufre altibajos constantes y nuestro cerebro lo nota provocando el deseo de comer más alimentos, reacción bien conocida por personas que sufren de estrés. Por ello, debemos ser fuertes y evitar recurrir a alimentos llenos de azúcares y grasas saturadas por mucho que nos apetezcan porque a la larga contribuyen a aumentar nuestros niveles de estrés.

Además, los productos muy elaborados con muchos conservantes, potenciadores de sabor y otras sustancias químicas que sobrecargan nuestro organismo produciendo un estrés adicional que no necesitamos, especialmente en nuestro hígado. Cuanto más trabajo demos a nuestros órganos menos relajados nos sentiremos.

Comer en exceso también sobrecarga nuestros órganos, haciéndolos trabajar en mucho y  produciendo un estrés innecesario.

Alimentos recomendados para reducir el estrés
  • Alimentos con un índice glucémico bajo: cereales integrales, verduras, legumbres… ayudarán a mantener nuestros niveles energéticos estables y a reducir antojos y ansiedad. Además los cereales integrales ricos en triptófano ayudan a mejorar nuestro estado de ánimo. Una dieta rica en hidratos de carbono de asimilación lenta ayuda a alimentar el cerebro y a reducir los niveles de estrés.
  • Alimentos ricos en vitamina C: en situaciones de estrés nuestro organismo utiliza más cantidad de esta vitamina, por ello, en situaciones de estrés es importante aumentar el consumo de alimentos que la proporcionen: las verduras de hojas verdes como la col y el brócoli son incluso más ricas en esta vitamina que las naranjas.
  • Alimentos ricos en Magnesio: el magnesio ayuda a prevenir la ansiedad y está recomendado en tratamientos contra el estrés y la depresión. Relaja los músculos del cuerpo y tiene un efecto relajante sobre el sistema nervioso. Podemos encontrar cantidades importantes de magnesio en semillas de calabaza, almendras, avellanas, nueces, soja, garbanzos, perejil…
  • Alimentos dulces de buena calidad, el sabor dulce relaja y es el que más presente debería estar en nuestros platos: calabaza, chirivía, zanahoria, cebolla,… son verduras que aportan un dulzor natural y equilibrado.
¿En cuánto tiempo notaremos el efecto de la dieta anti-estrés?

En 3 semanas empezamos a notar cambios, para entonces nuestro plasma sanguíneo ya habrá cambiado, y los niveles de alcalinidad se habrán normalizado. En 4 meses, habrá cambiado completamente la calidad de nuestra sangre y podremos notar profundamente los efectos de la nueva alimentación.

¿De qué debe acompañarse el cambio de alimentación para eliminar el estrés?

La alimentación es una pieza importante en nuestra salud para mantener a raya el estrés, pero no la única. Es importante hacer un cambio en nuestro estilo de vida. Mantenerse mental y físicamente activo es importante, siempre en su justa medida, hay que encontrar el equilibrio adecuado para cada persona. Actividades como el yoga, el tai chi o la meditación nos ayudarán a gestionar el estrés y la ansiedad. Además, mantener una actitud positiva y optimista ayuda a mejorar nuestro estado anímico.

Por otro lado, un buen descanso también es importante, ya que dormir bien ayuda a reducir el estrés y a combatir la irritabilidad, y además beneficia nuestra memoria y ayuda a nuestro sistema inmunológico.

Enlaces relacionados:

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable

Send this to a friend