#DíadelCorazón

Por SHA Wellness Clinic
|
29 de septiembre de 2017
Salud y belleza

¿Sabías que las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en el mundo? ¿y que la mayoría de estas muertes se podrían evitar llevando un estilo de vida saludable? Fascinante, ¿verdad?

¿Por qué es la primera causa de muerte en el mundo? La respuesta es sencilla: un estilo de vida poco saludable y sedentario. Simplemente llevando una alimentación saludable, una vida activa, evitando el tabaco y el abuso del alcohol, podríamos evitar esta enfermedad tan devastadora.

La buena noticia es que se puede prevenir y aunque tengas una predisposición genética, puedes ‘desactivar’ esos genes y evitar sufrir un infarto. En honor al #DíadelCorazón, queremos compartir los mejores consejos para prevenir las enfermedades cardiovasculares.

¿Cómo podemos reducir las posibilidades de desarrollar enfermedades cardiovasculares?

Uno de los factores más importantes es nuestra dieta. Hoy en día, no comemos suficientes alimentos naturales y en su lugar, comemos más alimentos que provienen de una lata, cartón o contenedor de plástico. A medida que nuestros hábitos alimenticios han ido cambiando en las últimas décadas, hemos experimentado un aumento en el número de personas que mueren de enfermedades cardiovasculares. El índice está en constante incremento y no nos sorprende teniendo en cuenta el impacto que tiene la dieta sobre la salud cardiovascular.

 

En el #DíadelCorazón, ayúdanos a prevenir esta enfermedad alarmante a nivel mundial. Os invitamos a compartir este artículo con vuestros seres queridos con el fin de provocar un impacto positivo en la vida de las personas, y así, poco a poco, ir cambiando un problema que afecta a la sociedad.

 

Nutre tu cuerpo con más alimentos de origen vegetal, como las verduras, las frutas, los cereales y las legumbres, y reduce el consume de carne y lácteos, ya que está demostrado que incrementan las posibilidades de sufrir un infarto.

Una vida sedentaria es uno de los detonantes de un infarto. Hacer ejercicio regularmente fortalece el corazón, mejora la circulación, mantiene un peso saludable, reduce los niveles de colesterol y la presión sanguínea.

El estrés es uno de nuestros mayores enemigos. Incrementa la presión sanguínea, elevando las posibilidades de sufrir un ataque al corazón. ¿Cómo podemos gestionar el estrés? ¿Por qué no pruebas la meditación? Esta práctica milenaria relaja el sistema nervioso, reduce los niveles de estrés y te enseña a enfrentar las situaciones difíciles con tranquilidad.

El descanso es fundamental para la salud, tanto mental como física. Pero, ¿sabías que la falta de descanso puede incrementar las posibilidades de sufrir un infarto ya que la presión sanguínea se eleva, aumentando el riesgo de padecer diabetes u obesidad. Ponte como prioridad descansar de 7 a 8 horas diarias.

Fumar incrementa la presión sanguínea, elevando las posibilidades de sufrir un ataque al corazón. Evita caer en esta adicción, y si ya eres fumador, es hora de que te plantees dejar de fumar probando un programa antitabaco.

La moderación es clave, especialmente cuando se trata del consumo de alcohol ya que el exceso de esta sustancia eleva la presión sanguínea. Puedes disfrutar de una bebida alcohólica de vez en cuando, pero no dejes que se convierta en un hábito.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Discover
Send this to a friend