Detox tecnológico: Cómo hacer un uso correcto de la tecnología en tiempos de confinamiento

Por SHA Wellness Clinic
|
06 de abril de 2020
StayHealthyWithSHA

La pandemia que estamos experimentando está afectando a nuestros hábitos y rutinas de una manera radical. Ante la carencia de antídotos para combatir el virus, la única medida posible para evitar su propagación es el aislamiento.

No obstante, lo que se ha indicado como la mejor solución para proteger la salud colectiva está provocando episodios de estrés y ansiedad en muchas personas. A las alarmantes noticias que llegan diariamente, se unen además las preocupaciones por nuestros familiares y amigos, el temor por nuestra propia salud y la incertidumbre que conlleva el no saber cuándo acabará todo… ni qué va a ocurrir en un futuro.

Además, muchas personas se ven obligadas a confinarse en soledad, siendo el uso de las tecnologías el medio que les ayuda a estar en contacto con el exterior.

La sobreexposición a noticias preocupantes no sólo repercute negativamente en la salud, sino que además puede crear un efecto adictivo. Nuestra mente es muy sensible a las emociones que generan los medios de comunicación, tanto si son positivas como negativas, y esto puede provocar que la mente quede atrapada en un círculo vicioso del que resulta difícil salir.

Necesitamos estar conectados a las tecnologías para poder entender la situación inusual en la que nos encontramos, pero eso nos lleva a sentir aún más inquietud y angustia al no conseguir respuestas que expliquen unas circunstancias que superan todo lo imaginable.

Entonces, ¿qué podemos hacer para que las tecnologías sean una ayuda y no un estrés en momentos de incertidumbre? Lo aconsejable sería realizar un détox tecnológico que consistiría en 5 consejos para seguir estando conectados, pero manteniendo la mente en calma. Son estos:

  1. Limitar la exposición informativa a un mínimo diario: lo suficiente para mantenerse al día con la información, solo de fuentes fiables y objetivas, evitando caer en dependencias o catastrofismos.
  2. Crear rutinas lo más parecidas a las que realizamos cotidianamente. Por ejemplo, levantarse y acostarse a las mismas horas, tener los mismos horarios de trabajo, ejercicio, comidas, ocio, etc. Lógicamente no vamos a realizar las mismas actividades que solíamos anteriormente, pero se pueden encontrar actividades motivadoras o novedosas dónde sea necesario concentrar la atención.
  3. Mantener el contacto con familiares y amigos.

En estos casos, las tecnologías pueden ayudar creando espacios virtuales donde se comparta el tiempo común tal cómo se solía hacer, existiendo cada vez mas plataformas virtuales que nos permiten disfrutar de tiempo con los amigos y seguir manteniendo el contacto. El estar enfocado en otros en vez de en nosotros mismos en tiempos difíciles es una excelente forma de reducir la ansiedad y el temor.

  1. Respiración consciente para conectar con el presente. De nada sirve imaginarse un futuro que sólo existe en la imaginación o rememorar un pasado que ya no existe. Es aquí y ahora dónde podemos conducir a nuestro sistema nervioso a estados de calma y tranquilidad y la clave está en la respiración profunda y consciente.
  2. Envío de mensajes positivos y tranquilizadores a nuestro cerebro a través de mantras, la práctica de meditación u oración. No podemos poner atención a dos pensamientos al mismo tiempo, pero podemos elegir a qué queremos poner atención: al mensaje positivo o al mensaje negativo. Existen multitud de opciones de realizar meditaciones guiadas en remoto, como las que pueden disfrutarse en los canales de SHA.

En resumen, las tecnologías nos pueden ayudar en estados de incertidumbre, realizando un uso selectivo y moderado en beneficio de nuestro bienestar.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend