Cómo volver al trabajo con las pilas cargadas

Por SHA Wellness Clinic
|
03 de septiembre de 2021
Be SHA
El proceso de adaptación entre las vacaciones y la oficina puede resultar complicado. Aquí te enseñamos cómo hacerlo más llevadero.

Para todos aquellos que tienen la suerte de que su pasión es también su profesión, la vuelta al trabajo no supone ningún problema. Pero para todos los demás, regresar al entorno laboral puede convertirse en un auténtico drama. Para paliar la sensación de desgana, la pereza, la falta de concentración o la fatiga con las que muchos se enfrentan a su primer día de oficina después de las vacaciones de verano, hemos pedido consejo a Amalia Rubio, responsable de la Unidad Energética de SHA Wellness Clinic: “Cuando finalizan los días de descanso, retomar las tareas rutinarias puede suponer un reto. Para realizar la transición entre la libertad vacacional y las responsabilidades y obligaciones laborales es fundamental tener una actitud positiva. Para ello es esencial enfocarse en el presente y dejar de pensar en el pasado. Eso sí, agradece el haber podido disfrutar de ellas y celebra lo bien que lo has pasado, pero también hay que estar agradecidos por tener trabajo”.

Apurar las vacaciones hasta el último segundo no es una buena idea porque cambiar de estilo de vida de modo tan abrupto puede hacer más difícil el proceso de adaptación. Por eso, Amalia recomienda “regresar un par de días antes de empezar a trabajar para poder ir organizando paulatinamente tus horarios y tus rutinas: levántate temprano, pero tómate el día de forma relajada, deshaz la maleta, llena la nevera y ordena tu hogar para ir mentalizándote poco a poco. También es muy recomendable volver a comer de manera saludable y equilibrada y recuperar una correcta higiene del sueño y dejar atrás los excesos estivales y los horarios anárquicos de las vacaciones”.

 

Suena el despertador

Aunque es algo de deberíamos hacer habitualmente, la experta aconseja que “el primer día de la vuelta al trabajo, levántate un poco antes para poder desayunar tranquilamente, sin prisas y, después, dedica unos minutos a realizar estiramientos y a respirar de manera consciente para conectar con tu cuerpo y contigo mismo antes de conectar con el resto del mundo. Procura llegar temprano a la oficina para empezar más relajado y tómate las pausas que necesites para no colapsarte ni agotarte, charla con los compañeros para enterarte de lo que pasado mientras estabas fuera y, algo muy importante, prioriza.

Por ejemplo, seguro que tienes miles de emails sin leer y no vas a poder contestarlos todos el primer día, así que comienza con los más urgentes y deja el resto para más adelante. Además, es bueno planificar actividades de ocio al terminar la jornada laboral para no ir del trabajo a casa directamente: queda con tu familia o amigos para poneros al día, da un paseo o practica algo de deporte”.

 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend