Cómo proteger la piel de la exposición solar

Por SHA Wellness Clinic
|
17 de junio de 2021
Salud y belleza

El bronceado como ideal de belleza es un concepto bastante reciente. De hecho, se puso de moda en el verano de 1923 cuando Coco Chanel regresó de unas vacaciones en yate por el mar Mediterráneo y su piel morena causó furor entre la alta sociedad francesa. Pero en el último siglo hemos aprendido mucho. Ahora sabemos que el bronceado, aunque nos pueda parecer muy atractivo, es la respuesta a una agresión externa: la radiación ultravioleta. Para defenderse de los rayos solares, la piel aumenta la producción de melanina, que es el pigmento responsable de la coloración cutánea, lo que nos proporciona ese tono tostado tan característico.

Los riesgos de la exposición solar durante las vacaciones son múltiples y variados, desde los más leves, como la aparición de manchas, arrugas y demás signos de fotoenvejecimiento, hasta los más graves, como el cáncer de piel. Para minimizarlos, te proponemos un plan de acción que combine alimentación y cosmética con aparatología de última generación.

 

Alimentación

Determinados alimentos nos ayudan a fortalecer el sistema de defensa de la piel, minimizando así los daños provocados por la radiación ultravioleta, y a prolongar la vida del bronceado. Marina Domene, nutricionista de SHA Wellness Clinic, nos anima a incluir en la dieta estival “las zanahorias, el repollo, las espinacas, el berro o las acelgas, ya que son fuente de carotenos, y potencian el efecto del bronceado debido a que aumentan la pigmentación cutánea. Y para beber, empieza el día con un smoothie de zanahoria y manzana porque aporta a la piel la hidratación que necesita para protegerse del fotoenvejecimiento”.

 

Cosmética

Bárbara Dalbos, experta en Medicina Estética de SHA Wellness Clinic, nos advierte de que “el sol es el peor enemigo de la piel y el responsable del 80 % de los signos envejecimiento. Por eso, el único moreno saludable y seguro es el que proporcionan los autobronceadores”. Dicho esto, y como la doctora sabe que de todas formas vamos a ir a la playa o a la piscina, nos indica las pautas a seguir para minimizar los riesgos de la radiación ultravioleta: “Días antes de la exposición solar es conveniente realizar una exfoliación para eliminar todas las células muertas y las impurezas de la superficie cutánea e hidratar en profundidad. Además, y aunque no existe ninguna crema solar que proteja al 100 %, es fundamental utilizar filtros de amplio espectro (que bloqueen tanto los UVA como los UVB) que debemos reaplicar cada dos horas, después de cada baño y siempre que practiquemos ejercicio. Pero tan importante o más que la fórmula utilizada es el método de aplicación: para que el fotoprotector no pierda eficacia, hay que aplicarse dos miligramos de crema por centímetro cuadrado de piel, lo que corresponde al tamaño de una pelota de ping-pong para todo el cuerpo”.

 

Descubre la mejor selección de cremas solares en la sección de cosmética de SHA Boutique.

 

Aparatología

Para preparar la piel antes de la exposición solar, la doctora Bárbara Dalbos recomienda “el tratamiento Clear + Brilliant, que se realiza con un láser de diodo muy suave que elimina las células muertas y alisa la superficie cutánea, favoreciendo así un bronceado uniforme. Y para evitar que el sol nos reseque la piel durante el verano, un skin booster inyectable de ácido hialurónico. Con este protocolo introducimos en la dermis unas pequeñas gotas de ácido hialurónico que estimulan la síntesis de colágeno e hidratan sin aportar volumen. En cambio, después de la exposición, el objetivo es reparar, regenerar y minimizar los daños provocados por el sol. Bárbara lo tiene claro: “la mejor opción es un tratamiento de luz pulsada porque es muy eficaz para combatir las manchas solares, las lesiones vasculares y la pérdida de elasticidad y, además, estimula la piel”.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend