Combate el ‘Brain Fog’ con Melanie Waxman

Por SHA Wellness Clinic
|
21 de septiembre de 2017
Salud y belleza

Melanie Waxman- Experta en Nutrición de SHA Wellness Clinic
Melanie Waxman- Experta en Nutrición de SHA Wellness Clinic

"Las células se fatigan fácilmente y perdemos la capacidad de concentrarse durante periodos largos".


En el mundo tan caótico en el que vivimos, muchos de nosotros habremos padecido brain fog. Para aquellos que no hayan identificado este fenómeno todavía, los síntomas más comunes son la falta de concentración y energía, pensamientos dispersos, problemas de memoria y falta de motivación. En resumen, es como si tuvieras una nube constante en la cabeza que no te permite trabajar y pensar óptimamente.

 

¿Cuáles son las causas del brain fog?

El brain fog es una indicación de que existe inflamación en el cuerpo. Las células se fatigan fácilmente y perdemos la capacidad de concentrarse durante periodos largos. La inflamación crónica es el resultado de una dieta pobre y un estilo de vida poco saludable.

La solución por lo tanto es cambiar ciertos hábitos de vida e incluir alimentos antiinflamatorios en la dieta.

 

¿Cuáles son los factores que causan brain fog?

El descanso

El descanso influye directamente en el brain fog, o incluso irse a la cama con el estómago lleno puede provocar pensamientos dispersos al día siguiente.

Los alimentos procesados

Cuando comemos demasiados carbohidratos refinados, alcohol, cafeína, alimentos azucarados, bebidas gaseosas y desórdenes alimenticios el azúcar en sangre se dispara, al igual que saltarse comidas o comer de forma irregular también provoca desniveles en el azúcar en sangre.

Problemas hormonales

Los problemas hormonales como la fatiga adrenal y la menopausia pueden causar brain fog. Por otra parte, el estrés crónico también es un detonante ya que el cuerpo sufre los efectos de la hormona del estrés, el cortisol.

Toxinas medioambientales

Hoy en día estamos expuestos a una serie de toxinas como los metales pesados, los pesticidas y los contaminantes, que causan desequilibrios en nuestro organismo.

El segundo cerebro

Existe un link importante entre el sistema digestivo y el cerebro. Como consecuencia, la flora intestinal afecta directamente a nuestro funcionamiento cerebral, estado de ánimo y energía. Por ello lo llaman el ‘segundo cerebro’.

 

¿Qué alimentos previenen el brain fog?

Para disminuir la inflamación en el cuerpo, se recomienda tomar alimentos antiinflamatorios que mejoran la flora intestinal, ayudan a estabilizar el azúcar en sangre y fortalecen el funcionamiento cerebral. Es importante incluirlos en la dieta todos los días.

  • La sopa de miso es un superalimento para el cerebro. Está compuesto por enzimas vivas, proteína, aminoácidos, vitaminas y minerales. Ayuda a desintoxicar el organismo de metales pesados y otras toxinas.
  • Los cereales integrales, especialmente el arroz integral, mejoran la memoria, claridad mental y concentración.
  • Las verduras de mar como el wakame, el kombu y el hiziki son algunos de los alimentos con el valor nutritivo más alto del mundo y un superalimento en toda regla para el cerebro. Para mejorar la claridad mental y la memoria, come verduras de mar cada día.
  • Los alimentos fermentados son ricos en probióticos; bacterias saludables que fortalecen la flora intestinal. Como el sistema digestivo está conectado con la salud cerebral, es importante mantenerlo saludable. Los fermentados como el chucrut disminuyen el riesgo de padecer enfermedades mentales y cerebrales. Además, estimulan la salud cognitiva y previenen la demencia.
  • El boniato tiene propiedades antiinflamatorias y como bien sabemos, la inflamación la causa del brain fog.
  • Los frutos rojos son una buena fuente de antioxidantes y propiedades antiinflamatorias. Ayudan a ralentizar el proceso de envejecimiento cerebral, mejoran la memoria y previenen la demencia.

¿Qué alimentos debemos evitar?

Gluten, trigo, ácidos grasos trans, bollería industrial, sal de mesa, alcohol, azúcar, proteína animal, lácteos, aditivos, endulzantes sintéticos, carbohidratos refinados y alimentos fritos.

 

¿Qué otros hábitos saludables son beneficiosos?

La meditación

Está científicamente probado que la meditación beneficia la salud cerebral, especialmente cuando se trata de mejorar la concentración y la productividad.

Hidratación

Casi el 75% de nuestro cerebro es agua, por lo tanto, es importante mantenerse hidratado para evitar que el cerebro no funcione a su mayor capacidad. No sólo te puedes hidratar con agua mineral, sino que las infusiones, las frutas y las verduras también son una buena fuente de hidratación.

Vitamin D

Pasar tiempo al aire libre y absorber la vitamina D que aporta el sol también mejoran nuestro estado de ánimo, los pensamientos dispersos e incrementan la motivación. Pasa unos minutos al sol cada día para fortalecer tu sistema inmune y prevenir el brain fog.

Aceite esencial de romero

El romero es conocido como ‘la hierba de la memoria’. Tiene propiedades relajantes, alivia la fatiga mental y regula el sistema nervioso. Si sufres de problemas de memoria y ansiedad, aplica unas gotas de aceite de romero esencial en un algodón y respira profundamente para aclarar la mente.

 

Si sientes que padeces brain fog, sigue los consejos alimenticios y hábitos saludables de la experta en nutrición Melanie Waxman y verás como tus síntomas mejoran, ¡e incluso desaparecen!

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend