Efectos y secuelas cognitivas del Covid-19

Por SHA Wellness Clinic
|
30 de marzo de 2021
Salud y belleza

El Covid-19 provoca efectos a medio y largo plazo en la salud mental de dos grupos de personas diferentes: los que se han recuperado de la enfermedad y quienes han convivido junto a ella. Sin duda se trata de un nuevo reto para la ciencia, y de enormes dimensiones.

Cada vez existe una mayor certeza sobre el impacto a largo plazo del Covid-19 en los procesos cognitivos. Además, la evidencia científica existente sugiere ya que los pacientes con coronavirus desarrollan síntomas neurológicos como dolor de cabeza, alteración de la conciencia y parestesia, un trastorno de la sensibilidad que se manifiesta con sensaciones poco frecuentes y sin causa aparente como el hormigueo.

 

Manifestaciones agudas como estrés, ansiedad y depresión

Las manifestaciones psiquiátricas agudas que trae el Covid-19 son un aumento del estrés, la ansiedad y la depresión.

Al mismo tiempo, también se ha reportado cómo personas hospitalizadas han desarrollado a medio y largo plazo síntomas neurológicos agudos como dolor de cabeza, alteraciones sensoriales y episodios cerebrovasculares agudos.

Conocidas las secuelas psicológicas y neurocognitivas que aparecen en las personas afectadas de Covid-19, el nuevo reto de la ciencia se centra en conocer cómo se manifiestan y tratan en el medio y largo plazo esas secuelas psicológicas.

 

Cómo abordar tratamientos efectivos sin estudios previos ni evidencias

La revista científica Frontiers of Psychology publicó recientemente un trabajo en el que advirtió cómo los nuevos hallazgos ya sugieren, y con el riesgo que ello supone, que las complicaciones neuropsiquiátricas y cognitivas a corto plazo posteriores al Covid-19 “serán variadas y afectarán a una gran proporción de los supervivientes” del virus.

A medio y largo plazo, “habrá una afluencia de pacientes con problemas psiquiátricos y cognitivos que sin embargo estaban sanos” antes de la pandemia. Y añadió: “Se podría observar un aumento de las manifestaciones neuropsiquiátricas en forma de un incremento de los casos de depresión, ansiedad, trastorno de estrés postraumático y, en ciertos casos, enfermedades mentales graves”.

También es probable que las secuelas cognitivas sean variadas, por lo que conviene considerar una evaluación cognitiva detallada para estudiar la aparición de nuevos casos neurológicos y permitir a los proveedores de atención médica planificar la prestación de atención médica adecuada y asignar los recursos de manera eficiente.

“La intervención temprana para los problemas cognitivos emergentes será fundamental para el funcionamiento independiente y la mejora de la calidad de vida de muchos sobrevivientes de Covid-19”, resumió el trabajo referido.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend