Celebre Ramadán de la manera más saludable

Por SHA Wellness Clinic
|
16 de abril de 2021
Salud y belleza

Haga una pausa y celebre el poder de las conexiones significativas y de su mente.

SHA Wellness Clinic se suma al mes sagrado del Ramadán compartiendo los mejores consejos de los expertos, desde la nutrición hasta el ejercicio, pasando por el mindfulness.

 

Comer sano durante las horas en que no se ayuna

Durante el mes de Ramadán, cuando llega el atardecer es comprensible querer comer comidas y alimentos pesados. Pero, si sigue las siguientes pautas de nuestros expertos en nutrición, será mucho más fácil comer sano durante las horas de no ayuno.

  1. Evite la cafeína en el Suhoor ya que hará que el cuerpo se sienta más deshidratado rápidamente. En su lugar, beba zumos de verduras con ingredientes hidratantes como apio, pepino, manzana, zanahoria, sandía y limón.
  2. Rompa el ayuno lentamente, no consuma una comida muy grande inmediatamente. Deje que su cuerpo se adapte y coma pequeñas porciones.
  3. Asegúrese comer alimentos frescos en lugar de los altamente procesados. Los alimentos frescos tienen más energía y le mantendrán fresco y nutrido durante más tiempo.
  4. Coma carbohidratos complejos, ya que liberan energía lentamente durante las largas horas de ayuno. Incluya cebada, trigo, avena, mijo, judías, lentejas y arroz basmati integral. Los alimentos ricos en fibra también se digieren lentamente. Incluya frutos secos y semillas, lentejas, alubias y frutas como higos, ciruelas pasas, peras y bayas.
  5. Incluya comidas con un alto contenido en agua para ayudarle a mantenerse hidratado, como pepinos, lechuga, rábanos, coliflor, brócoli, apio, melón, sandía, fresas, manzanas y verduras de hoja verde.

De la cocina de nuestro Chef a su mesa. Esta es una receta para reunirse en torno a la mesa con alimentos sabrosos, sanos y sostenibles que actúan como centro de atención, perfecta para las reuniones después del ayuno.

 

Encontrar la relajación y abrazar el bienestar espiritual

Entre el ayuno de todo el día y las cenas al atardecer durante el Mes Sagrado, encontrar la relajación y el descansar bien puede ser difícil. El Ramadán es una oportunidad para hacer una pausa y reflexionar para nuestro bienestar espiritual y mental. La meditación consciente es una práctica muy recomendable que puede realizarse en cualquier momento y lugar. “Es simplemente el acto de prestar atención a todo lo que estamos viviendo en el momento presente sin controlarlo ni juzgarlo”, dice Joanne Longanilla, instructora de Mind&Body en SHA Wellness Clinic.

He aquí una meditación de atención plena que le ayudará a abrir su mente y su espíritu para permanecer en el presente, de modo que sea más fácil para el cuerpo atravesar este proceso de transformación y curación. Busque un lugar tranquilo y respire suavemente.

 

Manténgase físicamente activo y huya del sedentarismo

Hacer ejercicio ligero debería ser un componente natural del ritual de Ramadán de todos. No es sólo una cuestión física, sino también mental. Varios estudios han demostrado que el ejercicio mejora significativamente nuestro estado de ánimo y reduce sentimientos negativos como la depresión, la ansiedad y el estrés. Esto significa que el ejercicio está estrechamente relacionado con la felicidad.

La actividad física puede remodelar el cerebro, por ejemplo, impulsando la creación de nuevas células cerebrales o induciendo cambios en las sustancias químicas del cerebro de forma que ayuden a promover las emociones positivas.

Así que, para los que no quieren que su nivel disminuya y para los que necesitan un impulso de energía, hemos creado una sesión de cardio de ejercicio suave.

¿No está acostumbrado a hacer ejercicio a diario? Ahora es el momento de activarse. Otros ejercicios que puede hacer para mantenerse en forma sin esforzarse demasiado son:

  1. Marcha nórdica – Una disciplina sencilla que aporta múltiples beneficios para la salud. Mejora notablemente nuestro estado físico y psíquico de forma controlada y eficaz. Mejora el 90% de los músculos del cuerpo humano, la capacidad aeróbica, el consumo máximo de oxígeno, la resistencia física y psicológica, así como el sistema inmunológico.
  2. Pilates – Mediante un sistema de movimientos controlados, se equilibra el cuerpo y la mente. Aumenta la flexibilidad, la fuerza y la resistencia del cuerpo. Integra armoniosamente las teorías orientales y occidentales, combinando el ejercicio físico con técnicas de respiración, logrando un gran equilibrio entre cuerpo y mente, fortaleciendo la densidad ósea, la fuerza muscular, la flexibilidad y la postura.
SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend