Cuerpo y Energía en Medicina Tradicional China

Por SHA Wellness Clinic
|
27 de diciembre de 2019
Terapias naturales

Philippa Harvey - Especialista en Medicina Tradicional China
Philippa Harvey - Especialista en Medicina Tradicional China

Nuestra especialista en Medicina Tradicional China (MTC), Philippa Harvery, ha compartido con nosotros un artículo interesante sobre la relación entre cuerpo y energía.


El otro día en la clínica tuve una conversación encantadora sobre la energía. Un paciente quería saber qué pensaba sobre la vida y la materia. La pregunta surgió después de que describiera el sistema de meridianos de la MTC como una matriz estructurada, igual que un circuito electrónico. Hablamos sobre Einstein y EM C². Desde una perspectiva matemática científica, la “energía” (E) es la misma que la masa (M) multiplicada por la raíz cuadrada de la velocidad de la luz (C²). Es un número enorme. En otras palabras, una pequeña cantidad de masa puede convertirse en una gran cantidad de energía. Las uvas que comemos en Nochevieja podrían convertirse en energía suficiente para todo Madrid, incluyendo todas sus luces navideñas.

Hablamos de cómo en física, la energía se define como la capacidad de hacer “trabajo”. Puede existir en una forma potencial (algo que todavía no está en movimiento pero que puede hacer algo, una cuerda de guitarra bajo tensión, por ejemplo), forma cinética (todo lo asociado con el movimiento), o formas térmicas, eléctricas, químicas, nucleares, etc. En física, el calor y el trabajo son energía. La transferencia de energía de un cuerpo a otro también produce una conversión de parte de la energía en calor irrecuperable. Una vez transferida, la energía restante se designa siempre según su naturaleza.

La energía no puede ser creada ni destruida, sino sólo cambiada de una forma a otra. Este principio se conoce como la conservación de la energía. (Enciclopedia Británica)

Así que, durante nuestra conversación estábamos debatiendo una cuestión filosófica. ¿Qué es lo primero: la materia o la energía? No lo dudé: La energía.

Los principios detrás de la Medicina Tradicional China, el Taoísmo, y muchos otros, se basan en la comprensión de cómo interactuamos con nuestro entorno natural y nuestro entorno personal. Esto tiene miles de años. ¿Cómo puede la energía no ser lo primero? En la MTC lo llamamos Qi (Chee).

Al igual que nuestra comprensión moderna de las fuentes de energía definidas en la física, la MTC tiene varios tipos de Qi y sus correspondientes fuentes, funciones, distribuciones y relevancia. Por ejemplo, dentro del cuerpo hay dos tipos básicos de Qi. Qi Congénito y Qi Adquirido.

El Qi Congénito es la energía con la que nacemos. Este Qi representa nuestra constitución básica.

El Qi adquirido, por otro lado, se deriva de los alimentos que comemos y del aire que respiramos. La calidad del Qi Adquirido depende de nuestros hábitos de estilo de vida, tales como la calidad de los alimentos que comemos, el equilibrio de nuestras emociones, el ejercicio físico que hacemos, y así sucesivamente. Sólo para refinar aún más, el QI Adquirido se puede subdividir en, entre muchos otros:

  • Gu Qi (Esencia de Qi de Alimentos y Granos)
  • Kong Qi (Air Qi)
  • Ying Qi (Qi Nutritivo)
  • Wei Qi (Qi Defensivo)

Esencialmente, esto se reduce a que la energía de nuestro cuerpo puede convertir la energía de una forma a otra de varias maneras. La MTC lo define de una manera y la biología científica de otra. Sabemos que los organismos vivos no consumen ni crean energía: sólo pueden transformarla de una forma a otra. Por ejemplo, los organismos fotosintéticos convierten la energía del sol, el dióxido de carbono y el agua en sus alimentos.

Mi paciente se fue a pensar en lo que creo que es el principio más importante en mi práctica: la energía es la fuente de vida. Comprender la interacción de la energía y el cuerpo es la ciencia del conocimiento de las fuerzas innatas del universo y su aplicación a nuestra vida diaria. Cuando la energía o el Qi es suficiente y está bien balanceado, funcionamos a nuestro mejor nivel personal. Cuando no lo es, tenemos todas las variaciones de un desempeño deficiente y problemas de salud.

¡Así que el QI debe estar listo para la felicidad y un maravilloso Año Nuevo 2020! Dejar de pensar en esas uvas en Nochevieja y en la inmensa cantidad de energía que contiene.

Mucha alegría y salud durante la temporada festiva.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend