Así afecta el estrés crónico a la salud energética

Por SHA Wellness Clinic
|
01 de diciembre de 2022
Terapias naturales
Una gestión emocional incorrecta consume, debilita y desequilibra los campos electromagnéticos del organismo.

Falta de vitalidad, cansancio, apatía, fatiga… Estos son solo algunos de los síntomas más habituales provocados por el estrés crónico. Como nos cuenta Amalia Rubio, responsable de la Unidad de Salud Energética de SHA Wellness Clinic, “el estrés es un mecanismo natural que necesitamos para vivir. Pero, cuando deja de ser una respuesta puntual, se cronifica y no se gestiona bien, produce todo tipo de desequilibrios en el organismo, incluidos los energéticos. El estrés tiene un impacto directo en el rendimiento energético y afecta al estado general de la salud y, cuando se prolonga en el tiempo, genera anormalidades en la homeostasis, que es el conjunto de mecanismos que el cuerpo humano tiene para autorregularse y mantener el medio interno estable”. 

Desde el punto de vista bioenergético y de la Medicina Tradicional China, cada célula, tejido, órgano y sistema del organismo necesitan energía para desarrollar correctamente sus funciones y, al realizarlas, también la producen. Pero cuando estamos constantemente estresados, demandan un mayor consumo energético que, sin los hábitos de vida adecuados, cuesta volver a recargar. Como explica Amalia, “el estrés crónico tiene un impacto directo en la frecuencia y el voltaje celular. Con cada reacción química, el cuerpo genera campos electromagnéticos internos, como la piezoelectricidad de los huesos al hacer ejercicio, el latido del corazón, la respiración, la digestión o el metabolismo celular, que se ven seriamente afectados. Además, el estrés causa estragos en el sistema inmunitario porque el cortisol liberado inhibe la respuesta inmunitaria, volviéndonos más vulnerables a las infecciones. La razón es que, al estar tan bajos energéticamente, nuestro campo electromagnético se debilita y la capacidad para defendernos de factores externos disminuye”. 

La Unidad de Salud Energética de SHA dispone de Prognos, un sistema diagnóstico no invasivo que integra diferentes tecnologías que trabajan en sinergia y que permite medir, evaluar y tratar el estado energético del organismo. “Es una herramienta muy completa que se emplea tanto para prevenir como para tratar los bloqueos energéticos a través de campos electromagnéticos externos. Esta tecnología detecta los desequilibrios antes de que se conviertan en materia, por lo que podemos corregirlos, recargar los puntos débiles y compensar los que están alterados, evitando así futuras patologías”, concluye la experta. 

 

Para saber más sobre la Unidad de Salud Energética de SHA, pincha aquí 

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable
Send this to a friend