Alimentación y Descanso

Por Sha Wellnes Clinic
|
12 de marzo de 2019
Nutrición saludable

Mario López Pomares - Consultor de Nutrición
Mario López Pomares - Consultor de Nutrición

Nuestro Consultor en Nutrición, Mario López, nos aconseja qué alimentos debemos de evitar para disfrutar de un sueño profundo y reparador.


A menudo, damos por hecho que somos como somos, con independencia de lo que comemos. Uno de los rasgos que consideramos independientes de nuestra dieta, pero que no lo es, es el sueño.  Numerosos estudios nos muestran que lo que comemos sí nos afecta. La ciencia aún no puede decirnos con certeza qué alimentos nos ayudan a dormir, pero sí que tiene claro qué alimentos nos lo impiden.

En su libro The Sleep Revolution (2016), la autora Arianna Huffington, escribe:

“¿Hay algún modo de comer para mejorar el sueño? En realidad no, pero podemos comer de modo que empeoremos el sueño. Respecto a la comida y la bebida, importa más lo que debemos evitar que lo tenemos que comer”.

Los alimentos que debemos evitar si queremos asegurarnos un sueño largo y reparador son:

  •  El café, el té negro y las bebidas energéticas. Todos estos alimentos contienen cafeína. La cafeína es tan consumida en todo el mundo por sus efectos sobre la atención y la concentración. Nos hace estar más atentos, y podemos concentrarnos durante más tiempo, sin embargo, puede alterar nuestro sueño haciéndolo superficial y dificultando su conciliación. La cafeína puede afectar nuestro sueño incluso si tomamos un café 6 horas antes de dormir. Por tal motivo, no se recomienda consumir ningún alimento con cafeína después del almuerzo.
  • Alimentos muy picantes, ya que pueden provocar ardor e hinchazón, lo cual va a dificultar el sueño.
  • Alimentos grasos que, al igual que los picantes, pueden dificultar la digestión.
  • Por la misma razón por la que comer picantes y grasas no se recomienda, tampoco es aconsejable cenar muy tarde, pues nuestra fuerza digestiva es menor y nos complica el sueño.
  •  Bebidas alcohólicas. El alcohol dificulta el sueño de una manera muy curiosa: facilita la primera fase, al conciliar el sueño, pero altera la siguiente, haciéndolo superficial y discontinuo.

Antes he dicho que no existen alimentos que favorezcan el sueño, sin embargo sí que hay ingredientes que lo hacen. Estos son algunos ejemplos:

  • El magnesio, que lo encontramos en los frutos secos, las semillas, las hojas verdes y el plátano.
  • La vitamina B6, que la encontramos en el pescado y las legumbres.
  • El calcio, presente en el sésamo, las almendras, el nabo o las algas.
  • El triptófano, en los garbanzos, las semillas de calabaza, las algas,
  •  La melatonina presente en las cerezas.

No está demostrado que los alimentos citados arriba mejoren el sueño, pero uno de sus ingredientes sí que puede ayudar (magnesio, vit,B6, calcio, etc), por tanto, incluyéndolos en nuestra dieta nos aseguramos de que no haya deficiencias.

SHA MAGAZINE

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibe cada mes los mejores artículos de salud, bienestar y nutrición saludable

Send this to a friend