SHA Wellness Clinic

Sha Magazine

Un lugar para todo lo relacionado con la salud, el bienestar y la nutrición saludable

Tiempo de prevenir

Nuestro organismo es una maquinaria fantástica dotada de funciones propias de la más sofisticada tecnología. Una de las más importantes es la conocida como sistema inmunológico o inmunitario, la cual, cuando funciona bien, es capaz de distinguir entre los tejidos propios del cuerpo y los extraños que lo invaden, tales como virus y bacterias, actuando inmediatamente.

La problemática surge cuando nuestro sistema inmunológico está debilitado. Nuestro estilo de vida, nuestra alimentación y el uso frecuente de medicamentos y antibióticos condicionan el funcionamiento de nuestro sistema inmunológico.

Con la llegada del otoño comienzan a aflorar virus y bacterias y lo primero que hacemos es optar por medicamente y antibióticos que eliminen lo antes posible la sintomatología, lo que lamentablemente suele debilitar aún más nuestro sistema inmunológico, provocando un círculo vicioso.

En SHA somos férreos defensores de los métodos naturales y estamos convencidos de que la prevención es SIEMPRE el mejor remedio contra las enfermedades.

Somos plenamente conscientes de que lo que ingerimos influye sobremanera en nuestro organismo y de la importancia de un equilibrio cuerpo/mente para la salud. Por eso nuestros programas SHA Essence y SHA Detox están especialmente enfocados, entre otros objetivos, a reforzar nuestro sistema inmunológico.

Por ese motivo, este otoño proponemos cambiar antibióticos por una dieta adecuada a la estación, sustituir pastillas por una hora de ejercicio al día, calefacción por una dosis extra de vitamina D y respetar el descanso que el cuerpo nos pide. En definitiva, apostar por reforzar nuestra salud aprovechando los beneficios que naturalmente tenemos a nuestra disposición.

 

Alimentación

Es uno de los elementos más importantes a la hora de fortalecer el sistema inmune y prevenir enfermedades. Es necesario comer alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes a diario para que tengamos las defensas altas. Al igual que adaptamos nuestra vestimentas, es fundamental adaptar los alimentos que comemos a las estaciones. Es decir, en otoño y en invierno, debemos evitar comer comidas frías como ensaladas, e incorporar comidas calientes que se adapten a las condicionas ambientales. Es recomendable que las frutas y verduras sean de temporada para que sean de lo más frescos y nutritivos.

Al igual que comer comidas calientes es importante, las bebidas calientes como los tés también son imprescindibles para mantener el cuerpo caliente. El té de jengibre por ejemplo es muy bueno para fortalecer el sistema inmune por sus propiedades.

 

Vitamina D

Ya que durante el otoño y el invierno pasamos mucho tiempo en interiores, es importante dedicar un rato del día a pasear al aire libre, preferiblemente en la naturaleza. Caminar al aire libre es importante para respirar aire puro y para absorber la vitamina D que nos aporta el sol y que resulta tan importante para la absorción del calcio y para el buen funcionamiento del sistema inmune.

 

Ejercicio físico

Puede que con el cambio de tiempo y los días más cortos hayas perdido motivación para hacer ejercicio. Sin embargo, el ejercicio es muy bueno para fortalecer el sistema inmune y tener más energía. La actividad física beneficia el sistema inmunológico por varias razones. En primer lugar, hacer ejercicio hace que nuestro cuerpo segregue la hormona de la felicidad, las endorfinas. Aunque nos sintamos cansados y bajos de energía, hacer ejercicio siempre sienta bien y hace que estemos de mejor humor y tengamos más vitalidad. Además, al realizar ejercicio físico, reducimos significativamente el nivel de la hormona del estrés, el cortisol. Al tener menos estrés en el cuerpo, el sistema inmunológico se fortalece, ya que el estrés es perjudicial para el organismo.

 

Descanso

No dormir lo suficiente (en un adulto mínimo 7/8 horas al día) puede provocar que nuestra inmunidad disminuya, ya que somos más propensos a padecer enfermedades infecciosas. En general, descansar lo que nuestro organismo necesita es fundamental para enfermar menos en general.

 

 

16