SHA Wellness Clinic

Sha Magazine

Un lugar para todo lo relacionado con la salud, el bienestar y la nutrición saludable

Remedios naturales para la ansiedad

Desafortunadamente sufrimos cada vez más trastornos como la ansiedad debido a la vida ajetreada y estresante que llevamos. Aquellos que la han sufrido saben cómo puede afectar a la salud, el bienestar, el trabajo y las relaciones personales. La ansiedad puede apoderarse de tu vida, haciéndote sentir impotente ya que parece que no tienes control sobre tu cuerpo y esa sensación te provoca más ansiedad. Afortunadamente, hay remedios naturales que pueden solucionar un problema que cada vez es más prevalente.

Muchas veces, cuando sufrimos ansiedad, no nos fijamos en los hábitos de vida que tenemos y cómo pueden estar causando ansiedad. Cada uno lo sufre de forma distinta y la raíz del problema varía entre individuos. En vez de optar por la vía fácil y rápida con fármacos que realmente no solucionan la ansiedad desde la raíz, hay varios remedios naturales que puedes incorporar en tu día a día que pueden ayudar a combatir la ansiedad.

 

  1. Reduce el consumo de alcohol, cafeína y azúcar.

La cafeína es un estimulante que puede provocar síntomas como las palpitaciones, ansiedad e irritabilidad. Si eres una persona ansiosa, evita tomar bebidas con cafeína. Lo mismo ocurre con el azúcar y el alcohol. No sólo pueden provocar ansiedad, sino que también pueden afectar el estado de ánimo. El alcohol es un depresor. Cuando bebes alcohol, te sube los ánimos ya que los niveles de endorfina aumentan en el cuerpo. Sin embargo, cuando los efectos del alcohol desaparecen, los niveles de endorfina bajan drásticamente, causando síntomas de ansiedad y depresión.

Por ello, es mejor evitar estos estimulantes que pueden llegar a provocar ansiedad.

 

  1. Haz ejercicios de respiración

Cuando sufres de un ataque de ansiedad, el ritmo cardíaco aumenta y empiezas a hiperventilar. Cuando hiperventilas, la respiración ocurre de forma más rápida y corta, aumentando el nivel del oxígeno en la sangre, mientras que el nivel de dióxido de carbono disminuye. La sangre se sobre oxigena y los ventrículos de la sangre se contraen. Por lo tanto, los síntomas recurrentes, como la falta de respiración, empiezan a notarse. Nuestro cuerpo responde queriendo inhalar más aire, sin embargo, respirar más aire no soluciona el problema, ya que lo único que hace es aumentar el nivel de oxígeno en la sangre cuando lo que el cuerpo necesita en más dióxido de carbono.

Por ello, es importante hacer ejercicios de respiración cuando sufres de un ataque de ansiedad para poder equilibrar los niveles de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre.

Respira profundamente durante 6 segundos y expulsa el aire durante 6 segundos. Repite este ejercicio las veces que necesites hasta que notes que puedes respirar con normalidad y te hayas calmado.

 

  1. Haz ejercicio

Hacer ejercicio con regularidad reduce el estrés, por lo tanto, ayuda a reducir la ansiedad. Hay estudios que demuestran que hacer ejercicio físico mejora el estado de ánimo y reduce la ansiedad. Ya sea yendo al gimnasio, correr, hacer yoga, pilates, natación, bailar, montar en bici o simplemente ir a caminar al parque, hay muchas formas de hacer ejercicio. Lo importante es moverse y hacer ejercicio para desconectar la mente. ¡Es bueno para la salud mental y física!

 

  1. Infusiones relajantes

El cerebro asocia momentos de relajación con ciertos rituales que incorporamos en nuestro día a día. Tomar infusiones puede ser un ritual muy relajante, especialmente cuando son infusiones de hierbas con propiedades relajantes como la camomila, pasiflora, valeriana o lavanda. Dedica un momento del día, preferiblemente al final del día, para tomarte una infusión relajante y desconectar del día.

 

  1. La aromaterapia

Los aceites esenciales son muy beneficiosos para calmar el sistema nervioso. El aceite de lavanda tiene propiedades relajantes que pueden aliviar los síntomas de la ansiedad. Si añades unas gotitas en las puntas de los dedos y respiras el aroma varias veces, notarás que te sentirás más tranquilo instantáneamente. También se pueden añadir unas gotas a un difusor para que la sala donde lo pongas tenga un aroma relajante.

  1. Meditación

La acumulación de estrés y preocupaciones puede provocar ansiedad, por lo tanto, la meditación puede ayudar a calmar la ansiedad. Cuando calmas la mente y el cuerpo, a través de la meditación, aprendes a gestionar el estrés mejor y evitar tener ansiedad. Cuando estás menos estresado, los niveles de cortisol- la hormona del estrés- se reducen. Por lo tanto, disminuyes los riesgos de tener ansiedad y aumentarás la sensación de bienestar y tranquilidad en la mente y en el cuerpo.

 

  1. Descanso

El descanso es fundamental para sentirse bien y para una salud óptima. Cuando no descansas lo suficiente, no le estás dando el tiempo necesario a tu organismo para que se recupere y se restaure. Además, cuando te sientes cansado, estás más irritable, estresado y ansioso. Por ello, es importante descansar lo suficiente para evitar que la falta de descanso sea perjudicial para la salud.

También es importante dedicar tiempo a uno mismo haciendo cosas que hagan que desconectes y te relajes. Ya sea tomándote un baño relajante, escuchar música, leer un buen libro, practicar yoga, cocinar, sea lo que sea, haz algo que te llena por dentro y que te hace conectar contigo mismo y desconectar de aquello que puede provocarte estrés o ansiedad.

 

Si sufres de ansiedad, prueba estos remedios para afrontarlo de forma natural y holística. Tratar la ansiedad desde la raíz en vez de taparlo con medicamentos, es una inversión de salud y bienestar a largo plazo. Las soluciones a corto plazo no harán que la ansiedad desaparezca.

 

Artículos relacionados:

 

 

 

 

19