SHA Wellness Clinic

Sha Magazine

Un lugar para todo lo relacionado con la salud, el bienestar y la nutrición saludable

Consejos para una piel sana y radiante desde el interior

La piel es el órgano más grande del cuerpo y funciona como un espejo de nuestra salud interior. Lo que vemos en el exterior es un reflejo de lo que pasa en el interior. La medicina tradicional china considera que la piel está dominada por los pulmones y el intestino grueso. Por lo que para nutrir el la piel también debemos cuidar de estos órganos. Emocional y físicamente, los pulmones, los intestinos y la piel toman lo nuevo y dejan pasar lo antiguo, incluyendo las experiencias vitales, las emociones y los derivados de los metabólicos.

 

Respirar aporta energía e hidrata el cuerpo a través de los pulmones. Los pulmones nutren la piel con una mezcla de fluidos que proporcionan hidratación y regulan los poros y la transpiración. Una respiración larga, lenta y profunda es vital para la salud de los pulmones y de la piel por lo que es muy importante pasear entre árboles o a la orilla del mar para disfrutar de aire limpio y puro. Cuando expiramos, desechamos aquello que ya no necesitamos. Las técnicas respiratorias de relajación pueden ser de gran ayuda.

 

El trabajo de los pulmones es también el de proteger el cuerpo de bacterias y virus, así que asegúrate de abrigarte correctamente cuando el tiempo sea friío y húmedo. Al abrigarte, proteges tu piel a la vez que conservas la energía de los pulmones. Una manera muy sencilla de estimular los pulmones es deshaciéndote de cosas que no necesitas. Limpia armarios, sótano o garaje y ¡date espacio para respirar!

 

El intestino grueso y la piel también tienen funciones similares. La piel forma una barrera al mundo exterior, permitiendo la entrada de ciertas cosas y deshaciéndose de las toxinas. El intestino grueso por su parte forma una barrera para proteger al cuerpo de lo que comemos y luego desplaza el sobrante y las toxinas. Comer de más puede producir una acumulación de toxinas en el intestino, que puede verse reflejada también en la piel. Muchos problemas cutáneos pueden relacionarse con problemas digestivos, estreñimiento, hinchazón y gases.

 

ALIMENTACIÓN

Los problemas dermatológicos crónicos empeoran al ingerir alimentos que causan inflamación en el cuerpo. Es importante reducir o evitar este tipo de productos incluyendo: el azúcar, carbohidratos refinados, sal de mesa, lácteos, gluten, harina, aditivos, comida frita, carne, alcohol y grasas saturadas.

Para reducir los niveles de inflamación apuesta por una dieta saludable y vegetariana, prestando especial atención a aquellos alimentos con un poder antiinflamatorio: cereales integrales, legumbres, té verde, frutos rojos, cúrcuma, jengibre, verduras de hoja verde, setas shiitake, miso, chucrut y pepinillos.

 

Para la salud de la piel es muy importante incluir grasas no saturadas de calidad tales como el aceite de oliva y los frutos secos, ya que son ricos en antioxidantes, que actúan como defensa frente a los radicales libres. Los radicales libres ayudan al envejecimiento y la pérdida de colágeno y elasticidad en la piel.

 

AGUA

El agua es crucial para la piel por lo que es necesario mantenerse constantemente hidratado. Los zumos, el té negro y el café no sirven para este fin. Puedes añadir rodajas de limón, pepino o lima al agua para obtener un sabor más refrescante.

 

SUEÑO

Un reparador sueño nocturno es vital, ya que es el momento de hidratar, reparar y rejuvenecer la piel. Un sueño pobre deshidrata y envejece la piel. Además, a menudo, cuando estamos muy cansados, optamos por comida menos saludable que afecta a la digestión, a la piel y a la salud en general.

 

UN TRUCO

Una de las mejores maneras de lucir una piel radiante y sedosa y estimular al mismo tiempo pulmones e intestinos es una frota con una toalla caliente. Utilizando una toalla de rostro de algodón caliente y húmeda frota todo el cuerpo enérgicamente desde los pies en sentido ascendente hasta el corazón. Esta sencilla técnica ayuda a limpiar la piel, promueve la eliminación regular de grasas y toxinas y previene que se acumule la celulitis. También ayuda a energizar el cuerpo físico y mental y aumenta la circulación sanguínea.

 

21